¡Criollada del debido proceso con piruetas de López Meneses y otros!


Guillermo Olivera Díaz...Por  Guillermo  Olivera Díaz
godgod_1@hotmail.com 

Es perfectamente constitucional que el Congreso, a través de sus Comisiones,  investigue “cualquier asunto de interés público”, así calificado por el propio parlamento y no por otro órgano del Estado, menos por el investigado mismo. Nadie se puede o debe escapar de semejante desiderátum jurídico, de marca mayor: ni el presidente de la República, por más inmunidad o investidura que tenga u ostente; tampoco los congresistas mismos, los ministros, los fiscales de la nación o los jueces de cualquier laya, tal como lo establece el Artículo 97° de la Constitución Política, sin excepción posible alguna.

Sin embargo, cada uno de los señalados en sede parlamentaria moldea su propia pirueta, como Oscar López Meneses que declara ante la prensa, acosado y apretujado, sin reglas del debido proceso, tales como esquela de citación, cargos antelados (sin tipificación alguna), presencia de defensor,  calibre y cantidad de preguntas, pero no declara ante Comisión porque  exige aquella garantía, como él la supone, la cree y la decide ante sí, pese a ser odontólogo de profesión. ¡En esencia, la misma declaración, de la misma boca, ante una reverenda criollada!

Oscar Lopez MenesesIgualmente, si el investigado es Fiscal de la Nación, o ha sido, cuando es citado a declarar, por una Comisión Investigadora del Congreso de la República, se siente en la potestad o capacidad de “evaluar” la citación que recibe (en qué papel, formulario y contenido le llega), después de lo cual decidiría si comparece o no al llamado. Ojalá estos mismos fiscales, y los de más abajo, permitieran a los justiciables que citan la posibilidad de esa evaluación de las cédulas de notificación que remiten. Lo real es que a los que no comparecen a su llamado los denuncian luego por “resistencia o desobediencia a la autoridad”, ilícito previsto en el Artículo 368° del Código Penal. ¡Lo ancho y angosto repartido en forma desigual!

Peor aún, si acaso el citado es presidente de la República, cree que no está obligado a prestar declaración, por su alta investidura e inmunidad y anuncia que no comparecerá a declarar. Sostiene que el Artículo 117° de la Carta Magna le faculta negarse, y considerar inconstitucional la citación, lo cual no tiene asidero jurídico, pues si el presidente fue testigo de algo ilícito ajeno, aunque fuere de oídas (porque se enteró de casualidad), está obligado a testimoniar.

El numeral invocado es para que sólo pueda ser acusado, “durante su período”,  por traición a la patria, impedir las elecciones presidenciales, parlamentarias, regionales o municipales, disolver el Congreso y por impedir su reunión o funcionamiento, o los del Jurado Nacional de Elecciones y otros organismos del sistema electoral. Este precepto constitucional no le impide testimoniar, sobre hechos ajenos o propios en relación a terceros, o incluso ser demandado civilmente si por allí ha jugado una mala pasada. Una declaración acerca de lo que vio, observó o sabe, no desdora su investidura, ni es violatoria de su inmunidad de arresto y procesamiento.

En el caso de Oscar López Meneses, éste se supone con derecho a otras piruetas: comparece, cierra la boca y no declara ante sus ansiosos comisionados, pero sí se despacha ante la prensa, que como nube lo sigue, lo aborda, lo acorrala para entrevistarlo y logra así hacer rechinar el escándalo. Se niega a declarar ante la Comisión, con la prensa al lado, porque esgrime que se ha violado el debido proceso: han adelantado opinión, no le han contestado 7 cartas y lo califican de mala manera cada vez se ocupan de él.

El caos reinante y crugiente se produce cuando el Congreso se devalúa, ergo, se empequeñece, mientras el investigado se crece y abusa, y el país se daña o perjudica aún más, norte que parece les interesa poco o nada. Qué frustración frustrante. López Meneses, sin duda, busca lo suyo con el rol estridente que despliega, también para otros. ¿Y la fiscalía provincial penal que lo investiga, dentro de su extraño bunker con subterráneos y patrulleros armados afuera durante meses? 

Lima, 18 de octubre del 2014.



Categorías:América Latina y el Caribe

Etiquetas:,

1 respuesta

A %d blogueros les gusta esto: