Perú. Elecciones 2016: Ética y moral en la actual situación política


blanco y negroEscribe: Jose Luis Patiño   

Rescato de mi última columna (Diálogos al vuelo, 25ENE2016) el perfil ideal de un candidato presidencial descrito por un taxista: “Necesitamos candidatos no sólo con educación sino con valores, con principios, con ideología, un profesional que sepa administrar nuestras riquezas”.

Este viejo anhelo resulta cada vez más lejano en el Perú. En los últimos días, hemos sido testigos de cómo ante una seria y grave denuncia de plagio en una tesis doctoral –que corona una serie de actitudes y comportamientos de vida del denunciado—los personajes que tratan de defenderlo buscan tapar el sol con un dedo afirmando que es un problema menor, que la Universidad embaucada será la juez y parte en este caso y que aquí lo importante es que el pueblo conozca “su plan de gobierno”, de cómo invertirá sus millones en seguir “mejorando” la educación, patatín, patatán… Ah! Y que, además, quienes nos pronunciamos condenando esta deplorable actitud nos sumamos al cargamontón de sus contendores para tumbar su candidatura presidencial.

Creo que los estrategas de esta candidatura apelan a las secuelas de una sociedad que está en franca descomposición ética y moral, producto no sólo de gobiernos que fueron incapaces de sacudirnos de la pobreza y la esclavitud dejada por la conquista, sino porque en la propia célula básica de la sociedad, la familia, los valores y la educación están en situación, por decir lo menos, crítica.

Entonces, como supuestamente todos estamos manchados por el pecado original de la degradación humana y somos potencialmente plagiadores, mentirosos, embaucadores, rateros, violadores y asesinos materiales e intelectuales, no podemos darnos el lujo de indignarnos por algo de lo cual ya somos parte, porque, repiten, lo tenemos en el ADN. En mi mente aún reina la conducta y los valores éticos y morales fundidos por mi abuela y mi madre: “Hijo, seremos pobres pero dignos, limpios y con valores”. Una sentencia ética y moral que aún se conserva en millones de hogares pero que, valgan verdades, en otros millones (tal vez sean la mayoría), no suena ni truena. Y esa base de la sociedad es sobre la cual estos personajes de quinta tratan de capturar el poder para seguir aniquilando lo que resta de los valores, la ética y moral de una sociedad que se encuentra en cuidados intensivos.

Los peruanos debemos aprovechar estas justas electorales para revalorar nuestros principios y anteponer a cualquier oferta “tentadora” de cualquier candidato presidencial o congresal la valoración de sus virtudes éticas y morales. Más que promesas exijamos a quienes buscan gestionar el poder del Estado primero sus credenciales de una vida digna, con principios y valores.

Si existe un consenso que sin educación no alcanzaremos el nivel máximo de bienestar como sociedad, también seamos conscientes que con la mentira y el engaño, no llegaremos ni a la esquina. Dejemos la actitud hipócrita del lamento y el de dejar las cosas como están. El cambio está en nosotros mismos. Nadie nos regala la riqueza espiritual, porque ésta se consigue con la prédica de nuestro ejemplo.

http://www.expreso.com.pe/opinion/jose-luis-patino/etica-y-moral/



Categorías:América Latina y el Caribe, Sin categoría

Etiquetas:, ,

1 respuesta

A %d blogueros les gusta esto: