Perú: Trazos de estrategia política


estrategia politica. milciades

Escribe: Milcíades Ruiz

En concordancia con lo señalado en las notas anteriormente enviadas, “Predominancia y resistencia” y “Volver a las trincheras”, (https://republicaequitativa.wordpress.com) esbozo a continuación algunas ideas sobre lo que las fuerzas populares podrían hacer dada la situación política actual.

Está claro que la correlación de fuerzas en el plano político, favorecen a la derecha ya que tiene abrumadora predominancia tanto en el Poder Legislativo como en el Poder Ejecutivo. Esta predominancia se traducirá en leyes y medidas de gobierno sobre los diversos aspectos de la vida nacional.

Con esta capacidad de poder, la derecha podría tener campo libre para imponer todo lo que convenga a sus intereses, siempre que no encuentre resistencias. Naturalmente, las encontrará en las fuerzas de izquierda fundamentalmente. Pero estas, se encuentran diezmadas y no constituyen -por ahora- una amenaza al poder de la derecha.

Esta es la situación en el escenario de la guerra política nacional y es a partir de aquí, que la izquierda tiene que formular sus objetivos, metas y estrategia. No se trata de soñar con el golpe de suerte de David contra Goliat sino de proceder con inteligencia sobre bases reales como la matemática de la palanca planteada por Arquímedes (“Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”).

Para los socialistas los objetivos son muy claros toda vez que emanan de una base científica doctrinaria pero las opciones estratégicas pueden ser muy diversas y más aún, la metodología táctica. Trazar una estrategia de lucha requiere de un estudio minucioso del escenario de confrontación, de las fortalezas y debilidades del adversario como también de las nuestras. Se deberán tomar en cuenta todos los factores, identificando aquellos que son gravitantes en nuestra estrategia para no caer en acciones de intrascendentes o estériles, pues estas, hacen perder tiempo, esfuerzos y perspectiva.

Una certera estrategia política deberá redundar en crecimiento orgánico y fortalecimiento político hasta adquirir la capacidad necesaria para revertir la actual correlación de fuerzas. Ello implica desarrollar en paralelo, acciones eficaces de alto rendimiento político aprovechando todas las oportunidades disponibles para desgastar el poder del adversario y empoderar nuestras huestes. En tanto no estemos en capacidad de ocasionarle derrotas importantes a la derecha tendremos que ir desarrollando habilidades con victorias tácticas acumulativas.

Las luchas campesinas por la preservación ecológica del Valle Tambo, como también las desarrolladas en las cuencas de Cajamarca, Cusco y Apurímac son muestras de lo que se puede conseguir frente a las fuerzas de los poderosos y sus testaferros gubernamentales. Sus repercusiones son muchas y entre ellas, las que han otorgado a la izquierda resultados electorales favorables en todos los poblados circundantes a los proyectos mineros.

La mayor fortaleza de la derecha conservadora es su capacidad económica para corromperlo todo, en los diversos estamentos de la sociedad. Desarrollar un sistema de inteligencia anticorrupción para desarmar sus negociados puede ser una línea de trabajo estratégico que puede arrojar una buena productividad política. La corruptela es la debilidad de la derecha y sobre ese “talón de Aquiles” se tiene que actuar

Otra fuerza mercenaria que dispone la derecha para manipular la opinión nacional la constituyen las empresas mediáticas que se cubren con el falso ropaje periodístico. Defender el periodismo verdadero y desenmascarar las maniobras de las empresas mediáticas es otra línea de trabajo estratégico. Desarrollar un amplio sistema de prensa popular multifacética, apoyar a los periodistas en la defensa laboral, integrar el periodismo popular a nivel nacional, utilizar la redes sociales de difusión masiva de nuestras publicaciones, televisión por internet y otros componentes será de gran utilidad estratégica.

Entre nuestras fortalezas tenemos el resurgir del activismo político juvenil. Un importante paso estratégico será la recuperación del poder estudiantil cuyo peso político ha sido históricamente decisivo. La Federación Universitaria del Perú, fue bastión en lucha contra el costo de vida y en defensa de los derechos ciudadanos. Fortalecer los organismos estudiantiles, apoyarlos en sus luchas contra el mercantilismo universitario, el tráfico académico pre y post, el abuso y corrupción en titulaciones podría ser determinante. Ayudarlos en su formación como futuros líderes de la patria será crucial.

La recuperación de los valores ancestrales prehispánicos, la reivindicación histórica de lo andino, la lucha contra la segregación racial de los peruanos ancestrales y la igualdad de oportunidades para todos los peruanos sin discriminación alguna, es un sentimiento nacional latente con la que la izquierda debería identificarse racionalmente. El mestizaje nacional de diverso origen, no tiene proporción equitativa con el disfrute del poder. Sobre esta desigualdad social debemos insistir como pedrada en el ojo de la derecha.

Otra de nuestras fortalezas es la defensa de la naturaleza y de la ecología frente a los daños ocasionados por el alto grado de contaminación de las fuentes de vida planetaria como consecuencia del desarrollo capitalista incontrolado. El rechazo es creciente en todo el mundo y en nuestro país. La derecha está en desventaja en esta lucha y ganar espacio en esta problemática nos dará mayor cobertura de acción.

Preparar la resistencia contra el absolutismo de la derecha significa también organizar la defensa. Es necesario organizar un sistema de defensa popular que proteja a los luchadores sociales frente a la criminalización de las protestas, arrestos y desapariciones ilegales, persecuciones políticas, supresión de derecho ciudadanos y otras armas con las que la derecha elimina resistencias. La reacción inmediata del pueblo por la libertad de los luchadores sociales y velar por su integridad física es muy necesaria.

El fortalecimiento ideológico es un factor estratégico de vital importancia para la mística de trabajo en nuestras filas y el crecimiento orgánico. Necesitamos un intenso trabajo ideológico unitario. Pero además, necesitamos estar en condiciones de gobernar con eficiencia y eficacia a nivel local, regional y nacional. Necesitamos contar en nuestras filas con expertos en todas las especialidades. No solamente debemos esmerarnos en elevar la cantidad de militantes sino también en mejorar la calidad de nuestra capacidad para la lucha política.

Indudablemente lo más importante es la estructura orgánica para la aplicación de una estrategia. La humanidad evoluciona junto con el proceso histórico y global. Las organizaciones políticas no deberían quedarse desfasadas de esta evolución y tienen que adaptar sus condiciones a las nuevas circunstancias. Sobre este asunto, se tiene que debatir ampliamente si queremos renovar nuestras capacidades.

Podría seguir sugiriendo otras líneas de trabajo como las que señalo en el libro “Trazos para una República Equitativa” pero esta vía nos limita conminándonos a ser breves. Ya la gente no lee libros. Todo lo quiere en tres palabras para verlo de paso en su celular. Si en el primer párrafo no ve nada interesante se pasa de largo. No hay tiempo para profundizar. Así que, aquí me quedo para no aburrir

Agosto 2016
http://www.gestiones-rurales.blogspot.com

 



Categorías:Actualidad, América Latina y el Caribe, Capitalismo, Democracia, Política, Sin categoría

Etiquetas:,

1 respuesta

A %d blogueros les gusta esto: