Hillary Clinton y su eje del mal


1064069089

“Vamos a cortar por lo sano”, expresa Pepe Escobar, periodista y columnista brasileño especializado en temas de Oriente Próximo, en un reciente artículo en Sputnik, donde hace un punzante análisis de las consecuencias que tendría la llegada de Hillary Clinton al poder.

Según Escobar, la exsecretaria de Estado está dispuesta a llegar a una guerra con Rusia con tal de que EEUU no salga de Siria con la etiqueta ‘fracaso’ colgada. Dicha guerra “tendría consecuencias aterradoras, termonucleares”. Donald Trump y Hillary Clinton durante debate © AP Photo/ John Locher Trump y Clinton, un debate amargo y con visos de escándalo.

Anticipando el resultado de las elecciones presidenciales en Estados Unidos como una reproducción de la ‘inapelable’ victoria de Nixon en 1972, Hillary ya ha acuñado su propio concepto de ‘eje del mal’ y ha establecido quiénes lo conforman: Rusia, Irán y “el régimen de Asad”. Eso si no contamos a China, que después de su “agresión” en el Mar del Sur de China servirá también de enemigo certificado para la quien fue un día ‘La Madre’ del giro de EEUU hacia Asia.

Mientras tanto, el presidente ruso, Vladímir Putin, y el mandatario otomano, Recep Tayyip Erdogan, se reunieron en Estambul. Moscú se ha mostrado dispuesta a desarrollar la cooperación técnico-militar a gran escala con Ankara. Se retomará también el proyecto de la estación nuclear de Akkuyu, desarrollado por Rosatom y que costará 20.000 millones de dólares, además del gasoducto Turkish Stream, que asegurará la posición de Rusia en el mercado europeo de hidrocarburos y hará de Turquía un país de tránsito alternativo a Ucrania.

 “El cambio en el juego geopolítico habla por sí solo. Erdogan puede ser un remolino político, es imposible tanto comprenderlo como depositar confianza en él, mientras que Putin es un maestro del juego estratégico a largo plazo. Los intereses tanto de Moscú como de Ankara pueden converger en un Nuevo Gran Juego y eso explica una progresiva integración en los albores del siglo euroasiático”, dice Pepe Escobar.

Eso representa un trago amargo para Hillary Clinton, quien ya había llegado a comparar a Putin con Hitler.

1064002257

Cambio de régimen

Durante el terrible espectáculo que resultó ser la segunda ronda de debates entre Trump y Clinton, Donald Trump repitió su punto racional, expresando las esperanzas de una normalización de las relaciones con Rusia. Eso sería un absoluto anatema para ‘el partido de la guerra’, formado tanto por neoconservadores como por neoliberales. 

Los demócratas controlados por Clinton acusan a Trump de ser un instrumento de Putin, mientras que los republicanos, desconcertados por su victoria sobre ellos, lo condenan por ir en contra de la corriente dominante.

Esto es lo que dijo Trump: “No me gusta Asad en absoluto, pero Asad está combatiendo a Daesh. Rusia está combatiendo a Daesh e Irán está combatiendo a Daesh”.

Lo que afirmó Trump es un anatema no solo para el ‘establishment’ republicano, que desprecia a Obama por no combatir al ‘eje del mal’ bien adoptado por Hillary.  El verdadero pecado mortal es su ‘desprecio’ a la política exterior vigente de EEUU, que pretende ser tan sagrada como la propia Biblia.

“De ahí la insistencia del Pentágono, liderado por el neoconservador Ashton Carter, en torpedear el acuerdo del cese al fuego alcanzado por Kerry y Lavrov, que implicaría ataques aéreos coordinados contra Daesh y el Frente Fatah al Sham, anterior Frente Al Nusra, sucursal de Al Qaeda en Siria”.(Pepe Escobar).

1062993462

Clinton admite en correos filtrados que Catar y Arabia Saudí apoyan a Daesh.

Los neoconservadores y principales republicanos culpan al equipo de Obama por su “nefasta confianza” en Rusia e Irán, mientras que los neoliberales culpan a Rusia sin rodeo alguno. Y en lo alto del altar de la justicia, la histeria es la que manda, con el presidente neoconservador de la Fundación Nacional para la Democracia (NED) llamando al Gobierno de EEUU a “aunar voluntades” para forzar el cambio en el régimen de Putin.

¿Listos para llegar a lo nuclear?

Hillary Clinton sigue insistiendo en que Estados Unidos no ha declarado una guerra contra el Islam. Pero de facto sí se encuentra batallando en Afganistán, Irak, Siria, Yemen, Somalia, Pakistán, realiza una guerra encubierta contra Irán y ha destruido totalmente Libia. No es muy difícil sacar las conclusiones.

Al mismo tiempo, la atronadora noticia de que Washington ejecutará un ‘Plan C’ en Siria parece un disparate. Nunca ha existido algún plan C, solo el plan A, que no es más que arrastrar a Rusia hacia otro Afganistán. No funcionó con el ‘caos controlado’ de Ucrania. Y no funcionará en Siria, ya que Moscú se ha mostrado dispuesta a suministrar un pleno soporte aéreo, pero no pisotear el suelo sirio con sus botas. Eso es una prerrogativa del Ejército sirio, las milicias y sus aliados de Irán y Hezbolá.

Ashton Carter ya ha amenazado a Rusia con “consecuencias”. Ahora el Pentágono, apoyado por el Estado Mayor Conjunto, está vendiendo al mundo los “posibles ataques” a la Fuerza Aérea de Siria para “castigar al régimen” por lo que en realidad el propio Pentágono hizo: dinamitar el alto el fuego. Uno no podría imaginarse algo así.

El mayor general Ígor Konashenkov, portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, envió un mensaje rápido a “nuestros colegas en Washington”: piénsenlo dos veces si creen que pueden salirse con la suya proyectando la ‘sombra’ de una ‘Guerra Caliente’ con Rusia. El país eslavo seguirá a cualquier avión furtivo o no identificado que ponga en peligro su operación y, de atacar objetivos sirios, será derribado.

La única pregunta sería entonces si un Pentágono fuera de control provocaría a las fuerzas rusas para que estas abatan aviones de la Fuerza Aérea de EEUU y si el contingente ruso tendría el poder de fuego suficiente para acabar con todos y cada uno de ellos.

“Así que en esta ventana de tres meses que representa ‘la agonía de muerte’ de la era de Obama, antes de la probable entronización de ‘la reina de la Guerra’, la cuestión es si el Pentágono se arriesgaría a iniciar la Tercera Guerra Mundial porque ‘Alepo está cayendo'”.

Después de todo, las cosas podrían llegar a ser mucho más letales. El Gobierno de EEUU se reserva la posibilidad de un ataque nuclear preventivo contra Rusia. Hillary apoya firmemente esa posición, mientras que Trump ya dejó claro que “no daría el primer golpe”.

La perspectiva de que Hillary Clinton elucubre sobre ‘el eje del mal’ con sus dedos sobre el botón nuclear debe ser vista como un problema de vida o muerte en todo este circo.

Más: https://mundo.sputniknews.com/politica/201610121064069732-iran-russia-siria-hillary-trump/



Categorías:Actualidad, Análisis, Geopolítica global, Guerra geoeconómica, Guerras, Internacional, Medio Oriente, Tercera Guerra Mundial

Etiquetas:, , , ,

A %d blogueros les gusta esto: