Violencia y tensa pugna entre la guerra y la Paz


nomassangre.jpgEscribe: Rodolfo Romero

“Las potencias siguen alimentando las máquinas de guerra. Y tienen sangre en sus manos”.

 Ban Ki Moon-Secretario. General. De la ONU

 Estamos viviendo un escenario de violencia, de terrorismo desatado y de políticas de guerra agazapada y lista para la hora de un asalto final En pleno Siglo XXI, y orillando por los caminos de la inseguridad, seguimos bebiendo la contracultura de la guerra, y asesinando la cultura de la Paz. Y eso que nos anunció que estamos recorriendo el nuevo año 2016. Desde los tiempos prehistóricos, hasta los tiempos modernos y post modernos, siempre existió una tensa pugna histórica entre los prohijadores de la guerra y los cultivadores de la paz.

Y debe ser por eso que ya Aristóteles afirmaba que el hombre, siendo un animal político, se dedicaba a las faenas de la guerra y de la paz. Pero ya antes, Sun Tzu, el genial chino que le dedicó un libro memorable: “El arte de la guerra”, ya expresaba con mucha sabiduría:” Derrotar al enemigo en cien batallas no es la excelencia suprema; la excelencia suprema consiste en vencer al enemigo sin ser necesario luchar”.

La guerra de las Termopilas es un ejemplo de heroísmo y de muerte sin sentido.

Emmanuel Kant propuso firmar un acuerdo de Paz Perpetua,  luego más recientemente, Carl Clausewitz, escribió también un libro importante “La guerra”, donde afirmaba que “La política es la continuación de la guerra por otros medios”.

Y el recordado ruso e ilustre León Tolstoi, escribió su famosa novela “La guerra y la paz”. Nosotros conquistamos nuestras Independencias en medio de un clima de guerra, que nos obligó a pensar en “Inventar o errar”.

Y las guerras siguen apasionando a los dirigentes que dependen de ella para figurar en los libros de historia. El gobierno de Bush lanzó la idea de la “Guerra preventiva y global”, y el Pentágono diseña la “Guerra no convencional”. Toda esta literatura sobre la estrategia guerrerista, y mucho más,  nos indican que el tema se ha prestado a todo tipo de planificaciones,  comentarios, análisis y hasta predicciones.

En América Latina-Caribe, Stroessner, Geisel, Pinochet, Banzer, Meza, el trío Videla-Viola – Masera, y tantos otros personajes nefastos, representan la cultura de la guerra.  Esto nos indica de alguna manera que la violencia y toda la artimaña guerrerista, desde siempre ha pretendido usurpar y confiscar la política para   distorsionar el derecho de la gente, el derecho de la ciudadanía, el derecho de los pueblos, a construir en el diálogo fecundo y por la vía política y pacífica, una sociedad democrática.

La palabra violencia, que viene del latín vis-Fuerza, sólo beneficia a pequeñas minorías, – mercaderes de la guerra -, que pretenden usufructuar la representación de las mayorías, para en su nombre, proseguir en su afán de seguir prohijando guerras y más guerras, con todas las calamidades que eso presupone. Son grandes negocios lo que está en juego. Y por eso muchos países organizan sus economías de guerra, y se convierten en mercaderes de la misma. Los Busch-Cheney, los Uribe Vélez, los Nethanyau, y todos los mercenarios, conforman la gran lista de los “perros de la guerra”. Son cínicos y no tienen alma. Y el gran contrasentido: Barak Obama, Premio Nobel de la Paz, amenazando y multiplicando guerras.

Estas minorías que viven mercando con el negociado de la guerra, – son mercaderes de la violencia – son grupos concretos de interés, son mercaderes de oficio, son núcleos poderosos, extremistas de vocación y de ocasión, y pragmáticos de la acción. Ignoran principios y valores, si bien cínicamente pueden invocarlos.

Pueden condenar la violencia y el terrorismo, mientras utilizan la violencia y el terrorismo para consumar sus propósitos. Y siempre invocan propósitos de paz, pero es a la paz a la que asesinan, en cada descarga de las metrallas de guerra.

La perversidad es su verdadera arma de combate. El cinismo es su medio por excelencia.   Y la venta de armas, es su mecanismo de reproducción incesante.

Hoy están representados por el poderío del imperialismo norteamericano, por la OTAN, y por los grandes intereses de las corporaciones transnacionales, que cuentan con sus propios arsenales y sus paraísos fiscales, para financiar los operativos de guerra, entrenando mercenarios con métodos terroristas para ponerlos en marcha, y utilizan los monopolios y oligopolios mediáticos para sembrar una confusión y desinformación en la Opinión Pública nacional e internacional, sobre los motivos y la justificación de cada nueva aventura guerrerista. Por eso se afirma que en las guerras, la primera víctima es la VERDAD.

Y los más vergonzosos: hasta por la TV se transmite los episodios de la guerra.

El escenario internacional actual, que se asemeja a un juego de póker, – son jugadores profesionales quienes lo protagonizan –, entre ellos un Premio Nobel de la Paz, – se caracteriza por hacer converger tres estrategias  que son brutales en sus resultados políticos, económicos, sociales, culturales y espirituales:

    Es la batalla de la guerra global de cuarta generación, de carácter preventivo, con un papel protagónico creciente de la dictadura mediática, que informa y desinforma a su antojo, y utilizando a tropas mercenarias muy bien armadas, protegidas y bien pagadas

    Es la puesta en escena de la geopolítica del caos, muy bien planificada. – una clara demostración es todo lo que ocurre en el cercano y medio oriente, especialmente en los países árabes, como en África, Asia, y lo que va sucediendo en América Latina-Caribe

    Y es el cinismo más descarado en las relaciones nacionales e internacionales, jugando a todas las armas para justificar la nueva fechoría – esto se evidencia muy claramente con relación a las pruebas justificadoras de las intervenciones, ataques militares, bloqueos y directa invasión, guerra a muerte, etc.

    Hoy surge un nuevo escándalo en el Medio Oriente. El terrorismo desatado de un supuesto Estado Islámico – EIi -, que es el resultado del montaje del clima de guerra puesta en marcha por los Estados Unidos de Norteamérica y sus Aliados de la OTAN, que desnuda hasta el extremo, el cinismo de la potencia imperialista y los centros tradicionales del poder. Todo lo que sigue ocurriendo en Egipto, los acontecimientos de Libia, la situación Israel – Palestina, – Afganistán Pakistán y las amenazas a Siria – Irán, y todo lo que acontece en el África, en Asia, en Ucrania y se intenta en Venezuela, como muchos otros escenarios, son la prueba fehaciente de que la Violencia está ganando nuevamente la partida a la política, impulsada sin misericordia por los grandes intereses imperialistas y los poderosos centros de poder.

El caso venezolano es alarmante: el 9 de marzo de 2015, que se renueva el 9 de marzo de 2016, el Pdte. Barack Obama pronuncia un Decreto, declarando a Venezuela como “Amenaza extraordinaria e inusual para la seguridad de los EEUU”.  Objetivo: invadir Venezuela.

Y lo más escandaloso es que hay mucho dinero para financiar las guerras y comprar las conciencias. Una vez más se está demostrando que “Poderoso caballero es don dinero”. Debe ser por eso que Francisco condena “La nueva idolatría del dinero”.

Sabemos que EE.UU. invierte anualmente, más de 500.000.000.000 de dólares en armamentos, cada vez más sofisticados.

Mientras, el hambre, la pobreza, el desempleo y la inequidad social claman justicia.

El Movimiento Sindical y todo el Movimiento de los Trabajadores, siempre se ha opuesto a la GUERRA y se ha pronunciado a favor de la PAZ. Es así como al constituirse en 1864 en Londres la Primera Internacional (La AIT), se declara tajantemente lo siguiente:

”La guerra es destructora de la producción y de la moral…apostamos a un ideal de fraternidad de los pueblos”

Y en 1867, cuando humeaba el clima de guerra franco-prusiana, los trabajadores se pronunciaron con claridad:

    ”Nosotros como obreros, no olvidaremos nunca que el trabajo que nos hizo a todos solidarios, no puede desarrollarse más que por la paz y la libertad” 

    La actual crisis del capitalismo, y todo lo que significa la “Decadencia de Occidente”, se está confirmando a diario con la descarada ofensiva de los EE.UU, de Francia, Gran Bretaña, Israel, Arabia Saudita, Turquía, y países acólitos que pretenden seguir sembrando la guerra en nuestro planeta.

El drama de los Refugiados es una vergüenza para la humanidad.

Esta política de guerra, está causando tanta indignación en el mundo, que el propio Papa Francisco se ha colocado al frente denunciándolo, y haciendo   un llamado al Dialogo y a la búsqueda de la paz, por todos ls medios posibles.

Los trabajadores del sector estatal, como del sector privado y social, exigimos un profundo y verdadero Cambio de rumbo a la actual marcha de la humanidad.

Por eso saludamos con fervor, el Acuerdo de Paz que se firmó en el mes de Setiembre, entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – FARC -, – si bien en el Plebiscito  se impuso el No, con muy poca diferencia de votos y con la abstención del 63% de los votantes -, que de cualquier manera, pondrá fin a más de 50 Años de guerra interna con la secuela de muertos, heridos, desplazados, huérfanos, desterrados, y Falso- positivos.

Nuestra opción de vida, y nuestra consigna, es Ganar la batalla de la paz, y como nos indica Francisco:   “UNA PAZ SIN LA FUERZA ENGAÑOSA DE LA VENGANZA”.-

http://www.barometrointernacional.com.ve/2016/11/03/violencia-tensa-pugna-la-guerra-la-paz/

 



Categorías:Actualidad, América Latina y el Caribe, Análisis, Armas, Capitalismo global,, Conflictos, Democracia, Geopolítica global, Golpismo, Guerras, Imperialismo, Industria Militar, Internacional, Intervencionismo, Pacificación, Poder mediático, Prensa Alternativa, Sociedad, Terrorismo, Terrorismo de estado

Etiquetas:, , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: