Arrecia la derecha por acuerdo Petrolero OPEP 2017


 

descarga-29Escribe: Gaspar Velásquez Morillo

 15/12/2016

Después de triunfo electoral del Comandante Hugo Chávez Frías y de la propuesta constituyente, la burguesía neoliberal y sus partidos de derecha antipatriótica en Venezuela sufrieron un duro revés estratégico, entonces ante el auge de masa popular se repliegan a lamerse sus heridas y luego retornan con más ferocidad al ruedo político para  retomar el Estado, su Estado, por cualquier medio y que les pertenecía por designio de clase social burguesa dominante.

No amerita mayor análisis, la clase burguesa y los partidos de derecha se ven con recelos entre sí, fragmentaciones internas entre esos sectores hacia afuera y hacia adentro marcan los matices que se mantienen en el espectro contrarrevolucionario y que se han acentuado en éste ciclo histórico y que se expresa en la Coordinadora Democrática de entonces, decimos a principio del gobierno de Hugo Chávez Frías, y en la Mesa de la Unidad Democrática en la actualidad.

Mimetizaciones, deslindes, contrapuestas posiciones tácticas y estratégicas, entre otros retorcijones que caracterizan actualmente a las fuerzas opositoras en el país.

Vale reiterar que la burguesía neoliberal y los partidos fascistas han recibido apoyos internacionales del Imperio, de las transnacionales, de medios de comunicación del mundo, financiamiento foráneo, infiltraciones al movimiento popular e instituciones del Estado y del Gobierno, guerras de colores, entre disímiles modalidades utilizadas y que han tenido que echar mano; toda esa amalgama contrarrevolucionaria se debaten en revanchismo entre ellos mismos y resentimientos contra quienes han levantado la bandera, democrática, social, de justicia y de derecho, en definitiva contra quienes enarbolamos el Socialismo Bolivariano.

El ensañamiento oligárquico para defenestrar al gobierno bolivariano es una letal fórmula de desgastarle la base social de apoyo al gobierno pero no en buena lid, ni con la exposición de la concepción de país, de nación, de proyecto de patria, la oligarquía tiene su propio proyecto de clase y para su clase social burguesa neoliberal, los partidos pro-burgueses aun arrastran sus crisis y la credibilidad la tienen por el suelo, salvo que alientan y estimulan el resentimiento social y quien haga los planteamientos más acentuados con alta, muy alta dosis fascistas, hacia esa tendencia se inclinan esos sectores fascistas en el ámbito social.

Avinagrarle la cotidianidad de vida al pueblo, crearle condiciones de perturbación, sembrar en cada espacio social e institucional quienes discrepando del proyecto revolucionario, deslizan comentarios, decires, difunden y amplifican los planteamientos de la dirigencia opositora y la burguesía neoliberal, todos esos dardos “interpretativos” están sazonados de contrarrevolución y más contrarrevolución, de fascismo y más fascismo.

Pero lo que está por debajo de la línea de flotación y que no se ve, y que no se dice, es consentir que quien tiene que gobernarnos es el neoliberalismo y con la sumisión al Imperio norteamericano; además consienten que quien disponga de las grandes reservas petrolíferas de Venezuela sea el Imperio y nadie más que el Imperio.

En estas aseveraciones ocultas de la diatriba nacional que no tienen sustento científico, histórico y de consciencia de la identidad nacional, es una esclavitud mental, moral y pitiyanky.

Hay más, quienes en una supuesta interpretación del origen y desenlace de la controversia que hay en nuestro continente, las cuales están incubadas en algunas personas, que es el germen de la traición, de la sumisión y de la entrega de la patria por el beneficio, o mendrugos, que puedan recibir durante su ciclo de vida personal, se engañan a sí mismo o engañan a su entorno, porque el Imperio y la oligarquía no se despojará ni hará una repartición social de las riquezas de un país; la mentalidad sumisa es que hay quienes constriñendo los grandes acontecimientos histórico a cómo me siento, a cuáles dádivas puedo alcanzar y las que me son cedidas, esta conducta es similar al atentado septembrino contra Simón Bolívar y esa conducta es similar a la Santander, “el santanderismo” se extiende por los años y se le acuña a quienes sin importarle la República, la historia, las condiciones de vida del pueblo, ni la paz de una sociedad, quienes son capaces de llevar en sus entrañas “el santanderismo” anidado en su corazón, en su sentimiento, por lo tanto, son unas y unos desclasados, porque aun proviniendo de humildes hogares de la República, son capaces sin desparpajo alguno, pero con la sutileza de la seda y la pisada del felino prestarse para entregar la Patria que nos legó Simón Bolívar y Glorias Patrias, así como arriar la bandera de la dignidad patria, como de la dignidad personal; hay quienes con el mayor desparpajo han arriado la bandera heredada de todas las generaciones que se han sucedido y por la que se han inmolado, luchado, sufrido, muchas y muchos jóvenes y revolucionarias y revolucionarios paridos de la patria y con amor irreductible a la Patria.

Hay quienes se escudan detrás de la vacilación, de la conciliación de clase,  aduciendo que se puede vivir mejor o bajo un supuesto “apoliticismo” y “antipartidismo”.

La paralización de cajeros electrónicos bancarios, se suma al rosario de amarguras para golpear al pueblo para que este pueblo se vaya contra el gobierno, porque el gobierno le ha ganado una vez más a la contrarrevolución interna e internacional por el hecho histórico del Acuerdo Petrolero de la OPEP a partir de enero de 2017, de la reducción de una porción de la producción de cada país para estabilizar y elevar los precios del petróleo.

El Acuerdo Petrolero es un triunfo internacional de la política petrolera, de la Relaciones Internacionales de la Revolución Bolivariana cuyos dividendos de rentabilidad económica financiera se invertirán en el bienestar social del pueblo venezolano, pero eso no conviene a la contrarrevolución porque todo aquello que afecte al pueblo y a la Revolución es brindis y fiesta para la contrarrevolución; no obstante, haremos desde la sencillez de las posibilidades del pueblo, unas felices navidades, feliz año nuevo; de contra parte, a la burguesía neoliberal y a los partidos fascistas, les espera la elección de la nueva directiva de la Asamblea Nacional y la elección de los gobernaciones, ¿demostrarán de forma fehaciente con estos acontecimiento en puerta que son la Mesa de la Unidad Democrática?

Amanecerá y veremos.

http://www.barometrointernacional.com.ve/2016/12/15/arrecia-la-derecha-acuerdo-petrolero-opep-2017/



Categorías:Actualidad, Hidrocarburos, Industria petrolera, Internacional

Etiquetas:, ,

A %d blogueros les gusta esto: