Salen a la luz los horrores creados por los terroristas en Alepo


images-24Siria, Alepo. Noticias Regionales

17/12/2016

Con la liberación de Alepo han comenzado a destaparse los crímenes cometidos por los grupos terroristas en la ciudad, incluyendo la matanza de 30.000 civiles. Estos muertos son ignorados hipócritamente por los gobiernos y medios occidentales, que acusan,  por su parte, a Siria y Rusia sin pruebas de haber violado los derechos humanos en Alepo.

Sin embargo, el Ejército sirio ha hallado herramientas para la fabricación de municiones y explosivos en escuelas y hospitales, y celdas para la práctica de torturas en el distrito de Al Yazmati. El soldado sirio Mohammad Hamud dijo que “hemos liberado a 15 civiles que estaban allí dentro de una prisión masculina. En Qadi Askar hubo otra prisión masculina y formenina situada en el centro de la Sharia”.

Los terroristas que controlaban el Este de Alepo transformaron las escuelas y hospitales en depósitos de armas, señaló por su parte, el Ministerio de Defensa ruso.

“Tras haber examinado los barrios liberados de Alepo, los desactivadores de explosivos del Centro Ruso para la Reconciliación de las partes en conflicto señalaron que ninguna escuela u hospital de Alepo cumplía las funciones para las que fueron construidos. Todos ellos eran utilizados como cuarteles generales, “tribunales religiosos”, depósitos de armas o talleres para la fabricación de cohetes”, indicó el portavoz del Ministerio ruso de Defensa, Igor Konashenkov.

“Los terroristas utilizaron a más de 100.000 civiles como escudos humanos. Todas estas personas querían huir hacia los barrios controlados por el gobierno para sentirse seguros y poder recibir alimentos y una ayuda real”.

Según Konashenkov, “no hemos descubierto en el Este de Alepo ni a la oposición, ni a defensores de los derechos humanos, ni a representantes de ONGs presuntamente humanitarias, tales como los Cascos Blancos”.

“Según los residentes, no había aquí más que hambre y un terror total con los que los militantes respondían a cada intento de los civiles para mostrar su descontento o salir del enclave”, dijo.

Konashenkov aseguró que los videos de los pretendidos bombardeos rusos en Alepo fueron fabricados por los rebeldes.

“Todos las declaraciones occidentales hacen referencia a las publicaciones de los terroristas y a sus supuestos vídeos sobre ataques aéreos o disparos rusos y otras escenas que fueron fabricadas por un equipo de televisión delos rebeldes. No nos explicamos por qué algunos medios los utilizan alegremente sin verificar sus fuentes. Un consejo: No crean la propaganda de los terroristas”, añadió el portavoz del ministro ruso de Defensa.

“En lugar de proporcionar la asistencia humanitaria (ahora tras la liberación de la ciudad), ellos (los gobiernos occidentales) se esconden detrás de supuestas “amenazas a la seguridad”. Sin embargo, anteriormente, los responsables políticos de Londres, París, Berlín y Washington no tenían miedo de entregar la ayuda en los barrios del Este de Alepo controlados por los terroristas”, dijo.

Él precisó que, pese a los llamamientos rusos a los países occidentales para que suministren ayuda humanitaria a la población civil de Alepo, aquellos y varias organizaciones humanitarias internacionales han permanecido en silencio. “Todas sus promesas de enviar ayuda nunca se han materializado”, dijo Igor Konashenkov.

http://spanish.almanar.com.lb/39147

Habitantes de Alepo hablan de su sufrimiento bajo el dominio terrorista

17/12/2016

Mientras los medios occidentales se centran en compartir testimonios de todo tipo de ‘activistas’ y ‘blogueros’ sobre las ‘masacres’ de civiles de Alepo por las fuerzas gubernamentales, quedan silenciados los verdaderos ciudadanos sirios, que durante años estuvieron viviendo en zonas controladas por los ‘moderados’.

Un corresponsal de Sputnik se trasladó a las zonas desocupadas de Alepo, para traernos algunos de sus testimonios. Bushara as-Said Taha tiene 35 años y vive en la zona de Sukkari, que desde el principio del conflicto estuvo bajo control de los radicales.

Cuenta que su casa fue destrozada, sus muebles quemados y a ella la sacaron a la calle respaldando esa decisión con un disparo al aire. “Vivíamos libres y en seguridad, pero después llegaron los terroristas. Ellos se entrometieron en nuestro hogar y le exigieron a mi marido que cooperara con ellos. A los que hacían resistencia los torturaban y los asesinaban.

Para eso realizaban ejecuciones públicas en la plaza principal de nuestro barrio. El terror se apoderó de nosotros. Tengo una pequeña bebé de casi año y medio que ya ha sufrido mucho durante su corta vida. No ha tenido suficiente leche, alimentos, ropa, pañales. Ahora ella llora de cualquier sonido fuerte, sobre todo el de las balas y proyectiles”.

Según Bushara, después de la liberación de la ciudad las personas han vuelto a ver con optimismo su futuro. “Dios nos creó y estamos a su merced. Los terroristas no pueden conquistar nuestro espíritu, no tienen ese poder”, concluyó.

“Los terroristas dejaron a los niños sin posibilidades de estudiar”, compartió Mariam Abdul Gani, de 37 años y madre de tres hijos.

Según nos contó Mariam, los radicales castigaban cruelmente a los hombres por la sola sospecha de que pudiesen tener vínculos con las fuerzas del gobierno o por cuestionar sus políticas. Era prácticamente imposible convencerlos de que estaban equivocados. Entonces los asesinaban, crucificaban, los arrastraban desnudos y atados por las calles.

“Los terroristas destruyeron nuestro hogar. Es casi imposible vivir ahí. No hay ni electricidad, ni agua, ni línea telefónica. Además, todos los civiles sufríamos por los altos precios. Los ocupantes nos vendían el pan con precios inadmisibles”. Mariam Abdul Gani

Abd al-Munim al-Hamdu, de 37 años, muestra una triste sonrisa en su rostro. Su familia perdió a su único hijo de tan solo 6 años de edad.

“Un día antes de morir, Bara y yo fuimos a dar un paseo. Compramos unas shawarmas cuando quise tomarle una foto. En un momento él se distrajo y le dije “mira a la cámara”, pero Bara me respondió ‘estoy hablando con la Luna’. ‘Mañana nos vemos, le dijo y se rio.

Al día siguiente lo acompañe a la escuela en el barrio de Bustan al-Qasr, zona limítrofe con los barrios ocupados por los terroristas. Bara salió del vehículo, se detuvo al borde de la acera y me miró. Con la mirada me dijo que me amaba… unos segundos y un francotirador le quitó la vida”.

Ahora Abd trata de superar su dolor y contarle a la gente la verdad sobre quiénes eran en realidad ‘los moderados’. Trabaja en los medios de comunicación de Alepo y vela por los intereses de los niños y el país.

http://spanish.almanar.com.lb/39114



Categorías:Actualidad, Conflictos, Guerras, Prensa Alternativa, Sin categoría, Terrorismo

Etiquetas:, ,

A %d blogueros les gusta esto: