Alepo: todos los muertos de Putin


descarga-35Escribe: Guadi Calvo

20/12/2016

SIRIA, GUERRA FRÍA 

La inminente conquista de Alepo por parte del Ejercito Árabe Sirio (EAS), la única fuerza legal que opera en Siria y que obviamente responde al presidente Bashar al-Assad, ha hecho emerger de las cloacas del periodismo internacional, los excrementos más nauseabundos que el oficio puede producir.

A cada metro que avanzan las tropas de al-Assad, junto a sus aliados iraníes, rusos y del Hezbollah, centenares de operaciones de prensa intentan dar cobertura a quienes desde 2011 han martirizado Alepo y toda Siria.

Rápidamente han aparecido videos de las “victimas” de al-Assad y Vladimir Putin, narrando los padecimientos que han debido soportar, gracias a los ingentes bombardeos que el dúo de tiranos, a falta de otras ocupaciones más interesantes, decidieron perpetrar contra la ciudad más poblada de Siria, con más de dos millones de habitantes y que se ha reducido, literalmente, a escombros.

La última operación de prensa ha sido colar en las redes sociales testimonios desde el lugar de los hechos, de hombres, mujeres y niñas, narrando su temor a una muerte inminente, si los bombardeos de Putin no se detienen.

Nadie podría creer que en una ciudad densamente poblada, en guerra desde prácticamente cinco años, la población civil resultase indemne y libre de cualquier daño. Sin duda los muertos, los heridos y mutilados, que duda cabe, se deben contar por miles, productos de las acciones de una guerra que ni Bashar al-Assad ni Vladimir Putin han iniciado.

Bueno de esto sabe mucho el Pentágono y sus socios menores de Europa, ya que finalmente el término “daños colaterales” fue una creación “literaria” del Departamento de Estado para justificar sus “errores” a la hora de sus bombardeos contra ciudades repletas de civiles, durante la invasión a Irak en 1991.

Serían bueno recordar aquí, cuando de operaciones falsas de prensa se trata, que aquella invasión se produjo tras el conmocionante relato de una enfermera que explicó en el Senado, con lujos de detalles, cómo las incubadoras de un hospital en Kuwait, eran lanzadas al vacío por los soldados de Sadam Hussein, y sus pequeños ocupantes arrojados al piso para que allí mueran.

Poco tiempo después se descubrió, que la conmocionada enfermera no lo era, ni había estado allí. La declarante era la hija del embajador kuwaití en Washington, Nayirah al-Sabah, que nunca había sido testigo del hecho, inexistente por otra parte, y que todo su relato había sido una actuación, armada y preparada por la CIA, para convencer a los senadores norteamericanos más renuentes a autorizar la invasión a Irak en 1991. 

Los angustiantes relatos de las víctimas de las futuras bombas rusas, nada dicen de las aberraciones sufridas por esa misma población, a la que dicen pertenecer, a mano de las vesánicas tropas del califa Ibrahim, líder de Estado Islámico.

Recuperar Alepo de sus conquistadores es un golpe demoledor para ellos, pero para nada el final de esta guerra y de todo el andamiaje armado por el Pentágono y socios, con la operación “Primavera Árabe”.

Con la reconquista de Alepo, junto a Damasco y Homs, los grandes centros urbanos de la “Siria Fértil”, las fuerzas del presidente al-Assad, obligan a las tropas invasoras a retirarse hacia las fronteras, zonas marginales y desérticas. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, los invasores hoy solo controlan el 15% del territorio sirio.    La última provincia en manos de las fuerzas invasoras es Idlib, en el noroeste del país, donde resisten gracias a un complejo conglomerado de fundamentalistas islámicos llegado de casi todos los rincones del mundo, que se fueron incorporando a las múltiples organizaciones wahaabitas que han operado en Siria como el ahora reconvertido en fuerza “moderada”, Jabhat Fateh al Sham (antes frente al-Nusra el al-Qaeda sirio y  el Daesh, junto a mercenarios y comandos británicos, franceses, israelíes y desertores del ejército sirio, armado con lo que se conoció como el Ejercito Libre Sirio. (ELS).

La guerra contra Siria ha marcado sin duda para el mundo un hecho histórico y sin duda un punto de inflexión en el intento de dominación de las naciones centrales, contra aquellos países que han optado por una manera independiente de posicionarse frente al poder.

Libia, será el más contundente ejemplo de un país, que,  vencido en su resistencia frente a la invasión, ha dejado de ser el país africano con los más altos índices de bienestar  para quedar  reducido a la categoría de “Estado fallido”, solo semejante a Somalia, en apenas cuatro años. Siria, que ahora parece estar cerca de la victoria gracias a la ayuda de sus aliados, sin bien puede resultar triunfante, emergerá absolutamente devastada, con heridas económicas y fundamentalmente sociales, que sin duda tardarán muchas décadas en sanar.

Después de Alepo

Desde los subsuelos de Alepo, emerge un nuevo mapa, ya no solo de Siria, sino de la política internacional. Las patéticas acciones del tándem Barack Obama-Hillary Clinton, a la sazón Secretaria del Departamento de Estado en el inicio de la Primavera Árabe, han sido, junto a Afganistán, el más grande fracaso de la política exterior de Estados Unidos desde la derrota en la guerra de Vietnam.

Rusia y China, que respecto a Siria no se permitieron cometer el mismo error que en Libia, al no vetar la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que habilitó los bombardeos por parte de la OTAN sobre el país de la Jamahiriya (Estado de las masas) destruyendo su fuerza área, lo que aceleró su derrota.

Pekín y Moscú vetaron cualquier resolución similar sobre Siria, lo que le dio aire, en todo sentido, a Damasco para resistir la invasión iniciada en 2011.

El episodio del barrio damasquino de al-Ghuta en agosto de 2013, una operación de falsa bandera, fue rápidamente desactivado. En este se pretendía responsabilizar a Bashar al-Assad del uso de armas químicas. En este caso, en el que murieron intoxicados entre 1800 y 2500 civiles,  fueron detectados 15 agentes del Mossad, sin embargo dio ínfulas a Barak Obama para autorizar el bombardeo de Siria, lo que obligó entonces a Moscú a ponerse en pie de guerra de producirse el ataque.

Desde aquellos días, el presidente Vladimir Putin, no solo fue tomando más injerencia en el conflicto sirio sino que,  a nivel mundial,  su figura adquirió una representación que no había logrado ningún líder ruso desde los tiempos de Nikita Kruschev. Hoy,  su sola presencia, representa un factor de poder político que quizás no tenga ningún líder occidental.

Por otra parte, la guerra contra Siria estableció una alianza entre Rusia, China y el mundo chií, (entiéndase Siria, Irán, grandes sectores de Irak y el Hezbollah libanés)  impensable hace un par de años, que prácticamente extermina la troika de Arabia Saudita, Qatar y Turquía, países en los cuales, la  injerencia en Siria les ha despertado conflictos internos de consecuencia todavía pendientes. La ecuación siria ha dado al mapa de Medio Oriente una nueva lectura, que podría dejar todavía más aislada a Israel.

Esta nueva situación es la que ahora les hace reclamar a todos los organismos internacionales nuevas conversaciones de paz, alto el fuego y acciones humanitarias respecto a la población civil, que ellos mismos no permitieron,  a la vez que alentaron a ser masacrada, solo por forzar la salida del presidente Bashar al-Assad.

Obama y su caterva de secuaces, dejan el gobierno cargando varios millones de muertos, mutilados y desplazados; países en ruina absoluta y guerras civiles en pleno desarrollo o a punto de estallar, sin que ningún organismo internacional parezca dispuesto a sentarlos en un tribunal para que respondan por el genocidio.

Sin embargo, estos mismos organismos y sus empleados de prensa, son los mismos que acusan a Vladimir Putin y Bashar al-Assad de ser los responsables de todos los muertos de Alepo. 

(*) Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central.

En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC

http://www.alainet.org/es/articulo/182512



Categorías:Actualidad, Conflictos, Guerras, Internacional, Intervencionismo, Terrorismo

Etiquetas:, , ,

A %d blogueros les gusta esto: