Centro de Estudios Democracia, Independencia y Soberanía – CEDIS


 

cedis-1Análisis

CERTIDUMBRE POR POLITICA DE TRUMP

 El nuevo gobierno de los Estados Unidos asumió sus funciones el pasado 20 de enero. Las declaraciones del nuevo Mandatario y las primeras medidas dadas a conocer  en los últimos días han generado controversias de diverso calibre en el escenario continental, Entre tanto, en nuestro país, el “terremoto Odebrecht”, como se la ha dado en llamar al escándalo suscitado por las denuncias conocidas en torno al consorcio brasileño y sus implicancias en el proceso peruano; confirman la descomposición del sistema de dominación capitalista. En el globo terráqueo, y también en nuestro país, se agudizan   duramente las tensiones sociales, y nuevos retos se plantean ante los pueblos. Veamos las cosas tales como son: .

 ELECCIONES EN EEUU: ‘’ATIPICIDAD’’ O CRISIS DEL SISTEMA IMPERIAL Y DE LA GLOBALIZACIÓN NEOLIBERAL

Intentar una mirada de largo plazo sobre el proceso político que salió a la superficie con el proceso electoral de los EEUU y se vive aun con la asunción a la presidencia del 45 presidente Donald Trump, nos conduce a reconocer un rasgo que lo identifica, y en el que coinciden analistas y actores políticos a nivel mundial.

 Desde diversas orillas tirios y  troyanos, coinciden con lo que han dado en llamar  la   ‘’atipicidad’’ del proceso electoral norteamericano. El contenido de dicha atipicidad reconoce, sin embargo, diferencias determinadas por el lente ideológico con que se mire el mismo. Mientras los sectores dominantes norteamericanos y sus socios europeos prefieren atribuir todo a causas externas culpando a Rusia de interferir en la elecciones y a la política comercial de China por la pérdidas de empleo y los males de miles de industrias norteamericanas;  grandes contingentes humanos de los llamados países ‘’centrales’’ incluyendo los EEUU de América,  protagonizan activas movilizaciones defendiendo sus derechos ante la evidente perdida de su calidad de vida. El cristal con que se mira y las vivencia  del proceso es diferente..

 Viene al caso recordar la respuesta de la dirigencia China ante declaraciones agresivas del ahora presidente de los EEUU que dejaba traslucir las añoranzas y las pretensiones de eternidad  del destino manifiesto del sueño americano: ‘’los EEUU son sólo una estrella fugaz en el cielo infinito de la historia’’.

 Para quienes no tenemos duda de la historicidad de las sociedades humanas y de los imperios que se han sucedido, tampoco resulta extraño que los momentos de su mayor desarrollo, sean también los periodos en que se agudizan sus propias contradicciones. Esto es lo que expresa la atipicidad del proceso que vive USA.

 En diversos documentos del CEDIS, hemos señalado, que el sistema imperial comandado por las élites de las mega-corporaciones,  ha iniciado, desde las últimas décadas del siglo pasado, su fase de decadencia.  La monopolización y   el rápido desarrollo de la ciencia y la tecnología pugnan por romper la envoltura (Relaciones  de producción) que impide que la riqueza generada por el trabajo, se distribuya equitativamente. Ese hecho está en el centro de las crisis  que agobian  al mundo. Ella adquiere, como la iniciada el 2008, profundidades cada vez mayores.

 Para enfrentar tales fenómenos y recuperar la caída tendencial de la tasa de ganancia inherente a esos procesos, la élite corporativa  neoliberal diseñó el conocido programa aprobado en 1980 en el tristemente célebre ‘’consenso de Washington’’.  Tal como caracterizara Fidel Castro, dicho programa  global marcaba las pautas a seguir a nivel internacional y era una expresión clara que ‘’El neoliberalismo, no es una teoría del desarrollo, el neoliberalismo es la doctrina del saqueo total de nuestros pueblos’’, dijo del Comandante.

 El peso específico, dominante de la nación norteamericana, cuyas élites corporativas constituyen el núcleo hegemónico del sistema imperial, ha posibilitado que, a través del proceso electoral vivido recientemente, se coloque en ‘’vitrina mundial’’  la naturaleza depredadora de los recursos humanos y naturales de sus políticas económicas, la opción militarista y  guerrerista para imponer sus intereses ‘’nacionales’’ acompañada de una doble moral que hoy no pueden ocultar tan fácilmente gracias a los grandes avances de las TICS.

 Un ingrediente que no debería faltar si intentamos entender lo atípico del proceso es también, la crisis de la cultura de la  ‘’excepcionalidad’’  cuyo origen se puede encontrar, en parte en el papel que tuvo la secta puritana en los inicios de la formación de la nueva Inglaterra y en el gran desarrollo industrial y poderío militar que pudo alcanzar un país que se aprovechó del comercio de esclavos y  no encontró las dificultades feudales que si estaban presentes en Europa, tampoco sufrió los desastres y grandes pérdidas materiales y humanas que ocasionaron la primera y segunda guerras mundiales.

 El poderío imperial alcanzado nutrió el orgullo imperial alimentando de tal modo el sentimiento de excepcionalidad y la idea del‘’Destino Manifiesto’’ de la nación norteamericana. Ese sentimiento ha sido siempre una poderosa justificación ideológica para los genocidios y el rosario de intervenciones cometidos por el imperialismo despreciando la legalidad internacional. Paradójicamente es también el nutriente  que alimenta el autismo de las élites del poder que los incapacita ver  y entender el derecho de otras  naciones al desarrollo, a su independencia y su libertad. La incapacidad de evaluar con objetividad la realidad, es uno de los factores de su decadencia.

 Hoy es evidente que el escenario internacional no es el mismo que permitió esas tropelías en el siglo XX. Es notorio el fracaso de los planes por construir una globalización neoliberal,  de sus planes genocidas que apuntaban a destruir el estado Sirio. Es notorio su papel secundario y cómplice con el terrorismo en medio oriente, mientras tanto Rusia demuestra su poderío militar  y asume un rol crucial  en la derrota del terrorismo y la solución política que avanza en Siria, todo en el marco y respeto a la legalidad internacional.  China por su parte se perfila como la próxima primera potencia económica mundial, muestra moderadamente sus avances en el terreno militar y no ocultan la alianza estratégica con Rusia y otros países. Actualmente muy pocos dudan del fin de la  ‘’unipolaridad’,’ y del papel cada vez mayor en la política internacional de dichas potencias emergentes.

 Por otra parte, un fenómeno que se hace visible, es un  claro acercamiento en las posturas políticas de las cúpulas del Partido Demócrata y Republicano e tanto que aparecen opciones contestatarias: Sanders perfila un programa avanzado con mayor claridad de objetivos, en tanto que Trump asoma como un halcón que gana las elecciones haciendo gala de un pragmatismo que le permite atraer los votos de una gran cantidad de descontentos afectados por las políticas neoliberales.

 Algunas primeras medidas de Donald  Trump, parecen ser coherentes con sus promesas electorales. Otras parecen mostrar el pico carnívoro del halcón que allana el camino de las opciones de derecha a nivel mundial lo que es consustancial a su naturaleza.  Solo la práctica nos permitirá conocer el rumbo que  seguirá el proceso. En cualquiera de los casos la iniciativa y protagonismo de las masas parece, que será uno de los signos del futuro próximo a nivel mundial,…

 EL TERREMOTO ODEBRECHT  LA CRISIS DEL ESCENARIO PERUANO

Las denuncias referidas al “caso Odebrecht” han conmocionado severamente la vida peruana. Como cuando se conocieron los extremos de la corrupción en la última etapa del régimen fujimorista, hoy la ciudadanía se ha sentido nuevamente defraudada por la Clase Dominante, que una vez  más ha  mostrado  su acelerado proceso de descomposición. El descontento social ha cundido en amplios sectores de la vida nacional. Y se ha expresado de diversa manera. De modo general, sin embargo,  se ha advertido el vertiginoso descenso de la estima ciudadana, en los distintos segmentos del Poder: Ejecutivo, Legislativo y Judicial; pero también en las instituciones tradicionales y en los reales factores del Poder. La idea que la corrupción “está en  todas partes”,  ha hecho  carne en amplios sectores de la vida nacional  y ha generado expresiones de rechazo  masivo.

Como en Conga, Tía María o las Bambas, esta vez en Puente Piedra se mostró la ira ciudadana de manera concreta. En protesta por la instalación de cabinas para el cobro de peaje, miles de personas hicieron aguerridas demostraciones que, finalmente, terminaron por doblegar a las autoridades. La decisión final: la suspensión del peaje cuestionado; no fue  “un  acierto” del Municipio de Lima y su alcalde, como lo han  querido expresa algunos círculos de Poder; sino una neta victoria del pueblo que luchó hasta quebrar la voluntad de quienes pretendieron imponer esta medida anti popular.

En Puente Piedra, como antes en las otras acciones mencionadas, quedó en evidencia el surgimiento de un potencial revolucionario que debe ser seriamente tomado en cuenta.  Quedó confirmado  allí que el proceso de unidad, organización, conciencia de clase y aliento a las luchas populares –los  cuatro pasos esenciales a que hemos subrayado con  porfía- están anidando  en amplios sectores de la vida nacional..

Ante la ausencia de una fuerza –o varias- de VANGUARDIA, el pueblo  mismo pareciera haber decidido jugar ese papel y cumplir de manera directa esa función. La auto dirección de masas, parecierá haber calado profundamente ante la inopia y la incapacidad de los “Partidos de la Izquierda”, interesados en jornadas electorales, y no en luchas políticas concretas.

La protesta de Puente Piedra tuvo dos connotaciones complementaras. Por un lado, expresó su rechazo a una disposición contraria a la economía popular; y, por otro , el repudio a la empresa Odebrecht, directamente beneficiada con el cobro, y a las autoridades municipales de Lima que protegieron lo que a todas luces es un simple  “negociado”  en provecho de funcionarios corruptos..

Es posible que en la protesta masiva de la población, ocurrida en Puente Piedra, se hayan “infiltrado” elementos indeseables. Han actuado, en efecto, grupos senderistas del mismo modo que operaron también los Comandos de Acción del APRA”. Pero esto no descalifica la justeza de la causa. Hemos dicho que una acción revolucionaria  semeja a un  río caudaloso, que trae en su curso todo; desde agua limpia, hasta piedras, basura, lodo y otras impurezas,  Ese hecho no descalifica al rio. Obliga, más bien, a purificar el agua, para usarla en  beneficio de las mayorías. Eso habrá de ocurrir ineludiblemente en la medida que el proceso madure y las masas tomen conciencia y seleccionen bien sus más adecuadas formas de lucha.. La violencia, que ha  “asustado” a algunos, no debiera sorprender a nadie.

Reflexionando sobre el papel de la violencia en la historia, Federico Engels, en polémica contra los anarquistas que cuestionaban el uso de la fuerza por parte de los trabajadores, decía: “¿No han visto nunca una Revolución estos señores?. Una Revolución  es indudablemente, la cosa más autoritaria que existe; es el  acto  mediante el cual una parte de la población impone su voluntad a la otra parte por medio de fusiles, bayonetas y cañones, medio autoritarios si los hay; y el partido victorioso,  si no quiere haber  luchado en vano, tiene que mantener este dominio por el terror que sus armas inspiran a los reaccionarios”

No tiene el menor sentido entonces que se critique o condene el “uso de la fuerza” por parte de los manifestantes de Puente Piedra. La violencia forma parte de una acción revolucionaria y  está indisolublemente ligada a ella. Eso, sólo lo pueden  negar los que abandonan las tesis de la Revolución para sustentar opciones de corte reformista, o los que incuban ilusiones pacifistas sin sentido ni contenido.

HACER HONOR AL CENTENARIO DEL GRAN OCTUBRE

Insistir en las banderas de la Revolución; luchar de manera consecuente por los intereses populares; levantar muy en alto los estandartes de la verdadera democracia, la independencia y la soberanía; enarbolar los pendones solidarios con el proceso emancipador latinoamericano que hoy encarnan en Cuba, Nicaragua, Venezuela, Bolivia  y otros países; y unir al pueblo; es no solamente seguir el derrotero de José Carlos Mariátegui. Es, también,  seguir la huella del Gran Octubre,  cuyo centenario se celebrará en el mundo el 2017.

En  nuestro país, dando un ejemplo de real voluntad unitaria, 14 organizaciones y colectivos populares  -entre los que se encuentra el CEDIS-, han integrado un Comité orientado a rendir homenaje al Centenario de la Revolución Socialista de Octubre, el mismo que celebró ya, el pasado 20 de enero,  un  primera acto pública para  afirmar la vigencia de Lenin y su mensaje revolucionario.

En ese camino, y construyendo la unidad de nuestro pueblo desde la base misma de la sociedad, hay que consolidar el camino por la Liberación  Nacional y el Socialismo.

Lima,  enero del 2017.

El Colectivo de Dirección de CEDIS

 



Categorías:América Latina y el Caribe, Análisis, Corrupción, Economía, Elecciones EEUU, Lobbismo, Política

Etiquetas:, , ,

A %d blogueros les gusta esto: