Asuntos de credibilidad, habilidades y Fuerza


barometro-asuntos-de-credibilidad-habilidades-imagen-compressor

A propósito de los medios de comunicación imperiales

Escribe: Rafael Castro

01/03/2017

A finales de la II Guerra Mundial, el gobierno norteamericano en las reuniones de Bretton Woods, en Pensilvania, victoriosos y buchones, después de haber sido el gran proveedor de pertrechos bélicos de la contienda, impone el Dólar y su valor oro, como referente  global, crea las estructuras bancarias (Ad Hoc) y  la  brújula  económica del orbe se inclina ante el cono monetario dominante.

Pero si  hay algo que reconocerle a los gringos son sus habilidades para los negocios, y los instrumentos que inventa para su consolidación, quien no ha sucumbido ante las encantadoras y convincentes expresiones de “El Tiempo es oro”, “Ganar, Ganar”, y la numerosa filosofía expresiva empresarial, que aprendiéndosela uno y repitiéndola por allí, nos hace sentir bien, que estamos en una vaina, exitosos pues.

Terminada la guerra, los norteamericanos, afianzaron sus ideas de negocios planetarios, y para comenzar decidieron ser protectores del Mundo, comenzando por Europa. Crearon una estructura militar (OTAN) y lanzaron al agua buques de toda naturaleza para el patrullaje, muy cerca estaba el comunismo ¡Vade retro Satana!

La protección  debía ser completa, incluyendo nuestras ciudades y grupos humanos en remotas regiones selváticas.  Ludovico Silva, abordó alguna vez la temática de algunos personajes de los Comics: Batman y Robín, El Fantasma, Tarzán y Supermán. El caso es, que estas figuras  creadas para protegernos y darnos confianza y seguridad, (al mundo libre por supuesto) terminaron por defraudarnos, por las dudas que nos han dejado, porque al parecer ni siquiera en lo personal, pudieron concretar nada con sus parejas, para la desgracia de: Diana, Jane, y  luisa Lane, salvo Batman y Robín, que fueron los más coherentes.

Pero los norteamericanos,  hábiles han sido, y en nuestra infancia, Hollywood, nos inundó de películas de vaqueros persiguiendo y asesinando cuanto Cherokee, Apache, Sioux, Seminola, Navajo, Cheyenne,  se le atravesase, y nosotros hasta contentos nos poníamos porque los vaqueros con sus rifles y colt 45, matasen a esos tozudos indios, que se negaban a entregar sus territorios; pero nosotros no nos veíamos el ombligo,  olvidándonos de nuestra carga genética.

Por cierto, estos  estudios cinematográficos los ubicaron en la ciudad de los Ángeles, territorio poco angelical, pues su origen es producto de una cruenta expropiación a los mexicanos (California 1848).

En la II Guerra, los  soviéticos sacrificaron más de veinte millones de su población en la defensa de su patria y la lucha antifascista,  sin embargo la producción cinematográfica Hollywoodense, una vez más nos puso a todos a admirar y aplaudir en el cine a los héroes yanquis entrando a pueblos europeos en sus tanques Sherman, siendo recibidos por las jóvenes con ramos de flores y ellos a su vez repartían chocolates y chicles; estas escenas se ampliaron  con la incorporación en nuestros hogares del novedoso y eficiente instrumento cultural: La TV. desde entonces ese “cajoncito”  gobierna a sus anchas, parte importante de los habitantes del Planeta. Con este artefacto que nos vendieron, nos encasquetaron además a los héroes en sus gloriosas acciones bélicas. Decía Ludovico Silva:

“Si Marx definiese, hoy, en el siglo XX, el fenómeno ideológico, añadiría al núcleo de su teoría original una serie de elementos que proporcionan la vida contemporánea y las nuevas ciencias. Tendría en cuenta, por ejemplo, datos como el sicoanálisis; o datos como el crecimiento prodigioso de los medios de comunicación social, medios que son hoy la fuente ideológica más abundante”. (1)

Pero el tiempo “cubre y descubre “ y  descubrimos cosas, por ejemplo, que aquellos heroicos soldados gringos que veíamos en la afamada serie “Combate”, en el cine y en la TV,  no eran tan vergatarios, como nos los habían vendido, y eso quedó demostrado en las selvas de la “Cochinchina” donde ni El Fantasma, ni Tarzán, pudieron evitar la debacle por la derrota que les infligió el pueblo “atrasado y subdesarrollado” de Vietnam, dirigidos por Hó Chi Minh, y Nguyen Giap, que no solamente se habían metido en el buche al imperio francés, con sus legiones  extranjeras y todo, sino que obligaron a los directores Hollywoodenses, a reprogramarse ante la vergonzosa derrota gringa, y mientras tanto, contar una de vaqueros. Hasta la página de “humorismo militar” que publicaban con tanto orgullo en la difundida revista “Selecciones de Reader´s Digest” terminó fuera de combate.

Ahora bien, varios sucesos tales como los nacionalismos árabes, las guerras del petróleo y el derrumbe  político-militar  de los estadounidenses en Vietnam, en el período que va desde finales de la II Guerra (1945) hasta 1971, cuando Nixon le da una patada a los acuerdos de Bretton Woods, zafándose del  patrón oro que regía la economía mundial,  e imponiendo una nueva economía monetaria que resolvía sus necesidades de recursos para sus empeños bélicos, pero que también le dio impulso al sector financiero abriendo el portón a sucesivas crisis económicas globales.

En este Siglo XXI, estamos en presencia de un  modelo político-económico-social-filosófico (capitalismo financiero e imperialismo) en crisis, que no satisface las necesidades humanas de los habitantes del planeta, y que al contrario agudiza las contradicciones, y  donde los EEUU de Norteamérica,  sigue siendo la locomotora que arrastra el modelo, pero esa crisis no debe confundirnos ni llevar a subestimarlos, pues siguen siendo poderosos bélicamente, y  conservan intactas sus garras nucleares.

 Una de sus armas favoritas de alto impacto, ha sido el uso de los medios de comunicación para el montaje de sus ollas y ablandar, asustar y desmoralizar. Sin embargo el tiempo desgasta y los ha ido desnudando, presentando muchas grietas y debilidades,  pues han abusado de la ficción, de la escenografía, aplicando formatos,  prevalidos del poder y la fuerza,  y por ello no tienen ninguna credibilidad entre las personas sensatas y las verdaderas comunidades democráticas.

Sin lugar a dudas, el imperialismo norteamericano, creó a nivel global tres divinas estructuras: un aparato económico, una organización militar y una plataforma ideológica, averiadas, ciertamente,  y no necesariamente determinantes, pero activas y con mucha capacidad para hacer daño.

En nuestro mundo de incertidumbres, los países pacíficos como Venezuela; tenemos la obligación de desarrollar una certera diplomacia y atender y organizar políticamente a nuestra población, para las más duras circunstancias; las guerras de cuarta generación pueden ser  preludios de las convencionales, y los ciudadanos de a pie, ignoramos hasta donde podría llegar el fundamentalismo de los líderes del imperialismo, que  generen  peligrosas acciones que pueden ser  la “chispa que incendie la pradera”.

LA REVOLUCIÓN ES CULTURAL

(1).-Silva, Ludovico/Teoría y Práctica de la Ideología/Pág. 15/Editorial Nuestro Tiempo/México1976.

http://www.barometrointernacional.com.ve/2017/03/01/asuntos-credibilidad-habilidades-fuerza/



Categorías:Actualidad, Análisis, Capitalismo global,, Corporaciones mediáticas,, Internacional, Neoliberalismo, Poder mediático, Prensa Alternativa

Etiquetas:, , ,

A %d blogueros les gusta esto: