Venezuela: El nuevo golpe de Estado que se prepara contra nuestro país


 

images (33)Escribe: Juan Martorano            

07/03/2017

Parte I

Sin duda, estamos en un momento particularmente complejo. Y como lo ha señalado el Comandante William Izarra, creemos que en Venezuela en estos momentos, no hay una crisis sino una lucha de clases donde lo que se están atizando en estos momentos son las contradicciones al seno de la sociedad en nuestro país.

Y esta aseveración la sostenemos, porque hay toda una trama golpista en marcha. Más sin embargo, también debemos reconocer, de manera autocrítica innumerables fallas en nuestra gestión gubernamental. De esto esperamos poder referirnos en próximos artículos, sin ánimos de autoflagelarnos.

Este mes de marzo ha empezado con todos los hierros en la escalada desestabilizadora, fundamentada principalmente desde el exterior, esto, al exigir, tanto el senado estadounidense como el propio parlamento europeo, la “liberación de los presos políticos en Venezuela y de que se acepte la ayuda humanitaria en nuestro país”.

Sin duda que esto forma parte de todo un conjunto de “falsos positivos” que se vienen justificando para las salidas fuera del marco constitucional, o de una intervención militar extranjera en nuestro país. Esto, que no se nos olvide.

No se nos perdona que seamos un país soberano, libre e independiente, además de las ingentes e innumerables riquezas que subyacen en nuestro sagrado territorio.

También debemos destacar que el proceso de relegitimación de las diferentes organizaciones políticas, que se ha iniciado el pasado sábado 4 de marzo, ha empezado a ser saboteado por ciertos y determinados actores.

Ojo, no es que esta misma jornada no tenga algunos elementos que criticar, pero si llama la atención, por ejemplo, que el cardenal Jorge Urosa Savino, haya atacado, de buenas a primeras, y como un actor político más, esta jornada que ha iniciado una de las ramas del Poder Público en nuestro país.

Necesariamente, caben aquí algunas interrogantes: ¿Desde cuándo la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) es partido político? ¿O es que piensan recoger las firmas para ser parte de las organizaciones políticas ante el Poder Electoral? ¿En la IV República, también las opiniones de la (CEV) eran de este tenor como las que formula Monseñor Urosa Savino? ¿Qué le hubiese ocurrido al Monseñor Urosa Savino en un gobierno de la IV República, al emitir juicios como los expresados en el párrafo anterior? ¿Será que la Conferencia Episcopal Venezolana tiene pensado legitimarse como un partido político más?

Hay sectores en nuestro país, que están complotados y participando de manera muy activa en una conspiración en contra del Gobierno y la Revolución Bolivariana. Y no sólo de los sectores abiertamente identificados con el fascismo, sino de sectores del denominado “chavismo sin Chávez”.

Esta afirmación la sostenemos, ya que varios medios han estado señalando sobre la existencia de ruidos de sables y participación de algunos sectores de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) en planes conspirativos. De hecho, en el semanario “Las Verdades de Miguel” de las últimas dos semanas, sus primeras páginas vienen abriendo con el tema de la conspiración contra el Gobierno Bolivariano.

Llama la atención que dicho semanario, en la semana que comprende del 3 al 9 de marzo, edición 615, tituló de la siguiente manera: “La conjura del chavismo sin Chávez”. Ahora, a raíz de esto, igual surge la siguiente interrogante: ¿Que sabe el periodista Miguel Salazar que los órganos de seguridad e inteligencia del Estado no saben? ¿Por qué lleva dos semanas el semanario “Las Verdades de Miguel” titulando en su primera página refiriéndose al tema de la conspiración contra Nicolás Maduro?

En algo si coincidimos con Miguel Salazar, cuando expresa que hay un Golpe de Estado en marcha que tiene sus altavoces en los autodenominados periodistas expertos en el tema militar, que en realidad no son más que ignorantes a quienes una caricia del ego les hace doblar la cerviz.

Pero no es menos cierto también, que hay actores políticos que han estado buscando plantearle a nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) un falso dilema: que se sumen a derrocar el Gobierno de Maduro para salir de esta “crisis” que actualmente vivimos, o evitar la intervención internacional que conjure la guerra civil que algunos sectores trabajan denodadamente.

En estos momentos se observa todo un aparataje mediático que se ha activado y articulado con la precisión de las manecillas de un reloj suizo, que se ha estado combinando con declaraciones de actores opositores clave, todo ello con la finalidad de ir minando la moral y la lealtad de nuestra Fuerza Armada a su Comandante en Jefe.

Incluso, se ha tratado de comparar la situación actual de nuestro país con la vivida hace veintiocho años en el denominado “Caracazo”. Pues bien, hay que destacar, repetimos, que si bien hoy estamos sumidos en innumerables problemas, y que las condiciones socioemocionales imperantes en nuestra población, producto de la continua afectación  en su calidad de vida, presente tanto en el “Sacudón” como en la actual agresión que vive nuestra Patria, hay que destacar que están muy diferenciadas por causas y condiciones históricas propias, pero que ciertos actores pretenden activar como eje articulador e impulsor para la generación de respuestas disruptivas, sobre estimulada por esta estrategia de ablandamiento con los que actualmente diferentes medios de comunicación, o más bien de difusión de propaganda, diríamos nosotros, dirigidos por los opositores políticos a nuestro Gobierno, están trabajando fuertemente para incitar y generar violencia colectiva mediante la construcción de mensajes de decepción y frustración que opaqueno eclipsen cualquier iniciativa del Gobierno Bolivariano.

Y una de las organizaciones que viene impulsando este plan, que justifique esa activación del sector militar, elemento este que fue advertido por el periodista José Vicente Rangel hace un par de semanas, es el International Crisis Group, pero de ello nos referiremos con mucho mayor detalle en las próximas entregas de este dossier.

Por ahora lo dejaremos hasta aquí, pero atentos a nuestros próximos análisis y aportes.

http://www.alainet.org/es/articulo/183969

El nuevo golpe de Estado que se prepara contra nuestro país (II))

Juan Martorano

Parte II            

08/03/2017

Ayer cerrando la primera entrega de este trabajo, señalábamos que, desde nuestro punto de vista, una de las organizaciones internacionales que viene impulsando y tratando de captar a efectivos militares para dar un Golpe de Estado en nuestro país, elemento este advertido por el periodista José Vicente Rangel Vale hace un par de semanas, es la International Crisis Group, y de esto nos vamos a referir en las próximas líneas.

La revista Zeta en su edición 2089 de la semana comprendida del 3 al 9 de marzo del presente año, en su página 12, posee un trabajo periodístico firmado por Roberto Mansilla Blanco, titulado: “Venezuela, preocupación mundial en 2017”.

En el referido trabajo, Mansilla Blanco hace mención al informe “Watch List 2017” de la referida organización, la International Crisis Group, la cual se dedica a la “prevención  y solución de conflictos a nivel mundial” (recordemos que el señor Carlos Ponce, militante de la organización de ultraderecha Primero Justicia, está muy vinculada a la misma), donde coloca a nuestro país entre “los escenarios más candentes a tomar seriamente en consideración durante este año, al lado de países como Somalia, Chad, Siria, Birmania, Turquía y Yemen”.

A continuación, vamos a permitirnos transcribir textualmente, algunos fragmentos del referido informe sobre el caso de Venezuela, traducidos del inglés:

“El fracaso, hasta ahora, por alcanzar una solución pacífica y democrática para la crisis política de Venezuela, corre el riesgo de provocar severas rebeliones civiles y posibles divisiones en las Fuerzas Armadas, con inciertas consecuencias.”

Los vecinos de Venezuela – especialmente Colombia , que solo ahora emerge tras décadas de guerra contra la guerrilla- tienen buenas razones para temer por una posible expansión, en forma de emigración masiva y de proliferación de grupos paramilitares hacia sus fronteras, así como de epidemias incontrolables tras la quiebra del sistema sanitario en Venezuela”.

“Los racionamientos de mediados de 2016, particularmente de comida, llevaron a disturbios y saqueos en numerosas ciudades”.

“El contexto para una solución duradera requerirá negociaciones entre el gobierno y la oposición, facilitado por actores externos, que probablemente involucrará una fase transitoria con cierto nivel de poder compartido y de reformas económicas, que lleven a unas elecciones presidenciales transparentes bajo supervisión internacional”

“Líderes civiles y militares de elevado perfil, con la probable inclusión del presidente, tendrán que ofrecer garantías creíbles respecto a su bienestar físico y financiero en caso de que pierdan esas elecciones, incluso contemplando la oferta del exilio. Dicho arreglo debería ofrecer las mejores expectativas para restaurarla democracia y la estabilidad. A fin de evitar conversaciones estériles, estas negociaciones necesitarán el rápido establecimiento de un calendario para el “día después”.

“En este fin, la Unión Europea (UE) debería trabajar con los gobiernos regionales para trabajar con los gobiernos regionales para alentar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana, especialmente en cuanto a sus procedimientos para tomar que fomenten el restablecimiento de la democracia” en donde la misma se haya resquebrajado. Deberían así reservar como último recurso la aplicación de sanciones que contemplen la suspensión de Venezuela como miembro de la OEA”.

“Es probable que el proceso de transición sea prolongado y los donantes necesiten identificar medios creativos para aliviar el sufrimiento de los venezolanos, tanto en términos de hambre como de falta de suministro e instalaciones médicas.

“Las elecciones presidenciales programadas para diciembre de 2018 serán cruciales y será importante aplicar una presión rápida y sostenida para que el Gobierno relaje su actual prohibición a las misiones profesionales de observación electoral. Si la U.E. no puede obtener el permiso de sus propios observadores, debería tratar de trabajar con los de organizaciones regionales creíbles, en particular con la OEA”. (Resaltado y subrayado del articulista).

¿Será que esto forma parte de las “profecías autocumplidas” de los amos de los cachorros imperiales que nos agreden en estos momentos?

El enemigo asecha, y debemos estar muy alertas.


Juan Martorano:  Abogado, activista por los Derechos Humanos, militante revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas

jmartoranoster@gmail.com

http://www.alainet.org/es/articulo/183991



Categorías:Actualidad, América Latina y el Caribe, Análisis, Geopolítica, Golpismo, Intervencionismo, Poder mediático, Prensa Alternativa, Soberanía, Sociedad

Etiquetas:, ,

A %d blogueros les gusta esto: