Micropolítica y activismo social


images (34)Escribe: Mauricio Castaño H.            

10/03/2017

Se nos ha enseñado desde chicos que los pobres y los ricos han existido desde siempre, que es natural que los haya y que tales diferencias sean así per saecula saeculorum. Desde los más antiguos pensadores hasta los de hoy justifican esa horrorosa división injusta entre los pocos que todo lo tienen y los muchos que nada tienen.

En la Política de Aristóteles se lee: “Si los Atenienses fueran una democracia de hombres libres, los pobres se juntarían y quitarían la propiedad a los ricos”. Esta dogmática aún se mantiene y es tejida con alta filigrana, su entramado es complejo y difícil de desenmarañar. Dos autores en particular han tratado de develar la estrategia macabra. Chomsky por ejemplo, en una magistral exposición Requiem por el Sueño Americano, analiza cómo el mundo del capitalismo ha desmontado paulatinamente la Democracia, el Estado Social de Derecho. En el mundo fabril hemos presenciado el desmonte de garantías y derechos sindicales o laborales conquistados desde principios del siglo XX. Su desmonte fue dado mediante la fuerza, aplastando luchas sindicales y reivindicaciones sociales, las fechas de las masacres las conmemoran: el 8 de marzo, el 1 de mayo día del trabajador…

Pero no sólo a través de la fuerza, también se ha implementado desde la ideología sutil que suaviza la opresión hacia los desposeídos, movilizada por medio de discursos como el de la independencia laboral. No estar atado a ningún patrón, estar libre como el viento. Otro autor Richard Sennet presenta conceptos de la propaganda del gran capital que los hacen pasar como valores virtuosos: estar a la Deriva, ser Flexibles a los cambios, a estar de aquí para allá, saltando de un empleo a otro. La Corrosión del Carácter es el título del libro y es lo que le sucede al individuo cuando se ve expuesto a la incertidumbre laboral, su yo, su psiquis, su entorno, las relaciones con el mundo quedan deshechas, se vuelve un ser inseguro, inestable. Discursos como los del único responsable de lo que le pueda pasar en tu vida: Eres Tú. Nadie más. Buscad best seller sobre el tema y encontrareis mares de tinta con ese tufillo evangelizador. Valores como el de solidaridad, cooperación quedan despedazados, normal en esa propaganda del principio inculcado es sálvese quien pueda, cada quién es responsable de lo que le pueda pasar a su propia vida. Igual sucede con los valores de la esperanza y la compasión, fueron arrancados, destrozados, tirando al individuo en un hoyo negro de pavimento, se promueve la ley de la selva: sálvese quien pueda, cada quien rendirá culto a su propio demonio, allá cada quien será digno del infierno o del cielo. El reino del Individualismo, del mundo del capitalismo.

Nótese que la Esperanza es uno de los pocos valores que tiene cada persona incluso en los momentos más difíciles en los que el verdugo amenaza con arrebatar la vida, aún así, se echa mano de la esperanza, la fe en que es posible encontrar una salida al atolladero en el que se encuentre. Y cuando ésta se le arrebata, la consecuencia puede ser fatal, quizá sobreviene el suicidio o simplemente se vive como un ente. Cuando es la esperanza misma que se nos quita, nuestra personalidad queda despedazada. Chomsky recuerda que en los años treinta los americanos tenían esperanzas, pues los trabajadores mal que bien estaban protegidos por la seguridad social, podían planear una jubilación, dar estudio a sus hijos, comprar un automotor… A diferencia de nuestros días en los que los trabajadores viven a destajo, los contratos laborales son finitos, hoy tienes trabajo, el mañana es incierto. Ello repercute en la estructura de la personalidad, se corroe el carácter como lo define Richard Sennet, son personas inseguras porque su entorno les muestra que no hay nada de qué fiarse, todo está a la deriva, en riesgo, sin protección, la miseria amenaza. Un hombre inseguro es fácil de controlar, es dócil para el sistema.

descarga (56)Pero volvamos a la confección del mundo hecho al revés. Sumado a la reducción de la democracia. “Uno de los principales científicos políticos, cita Chomsky, Martin Gilens, presentó un estudio sobre la relación entre las opiniones de la población y las políticas públicas, donde muestra que alrededor del 70% de la población no tiene ninguna influencia sobre las políticas. Y lo mismo puede estar pasando en cualquier otro país. La gente lo sabe y como resultado está enojada, frustrada y odia a las instituciones. No está actuando constructivamente para cambiar esto. Existe movilización popular y activismo, pero van en direcciones muy auto-destructivas. Está tomando la forma de una rabia descontrolada sin objetivos claros, atacándose unos sobre otros y sobre grupos vulnerables. Esto es lo que pasa en casos como este. Eso corroe las relaciones sociales, pero ese es el objetivo, hacer que las personas se odien y se teman unas a otras. Que se preocupen solo por ellas mismas y no hagan nada por los demás.”

Los gobiernos al estar en función de la riqueza de las naciones, los gobernantes cada vez vienen más de las filas de los ricos, cada vez son políticos hechos a sus necesidades, los candidatos son productos fabricados para gustar a las masas que los votan incluso en contra de sus intereses propios. Se fabrica un candidato igual a como se hace una pasta de enjuague vocal. “La política será la sombra de los negocios sobre la sociedad… hemos estado vendiendo y promoviendo candidatos como pasta de dientes desde la época de Reagan y este es el logro más grande que tenemos” John Dewey. El resultado es un Estado hecho para los intereses de los ricos, cada vez las grandes empresas están exentas de impuestos mientras que a las clases pobres y medias se les incrementan. Cada vez los sistemas financieros se vuelven más sólidos. Si antaño se criticaban a los señores feudos de parásitos por no poner a producir sus tierras, hoy es lo propio con la banca, hacen riqueza captado dinero de sus ahorradores y que luego venden o invierten obteniendo grandes rentabilidades en el más cómodo parasitismo.

Si bien el panorama no es fácil, no quiere decir que no haya salida. Las micropolíticas, las pequeñas acciones que líderes sociales hacen a diario, las manifestaciones callejeras, las pequeñas revueltas, esos aleteos de mariposa que se pueden sentir de continente a continente hacen volver la esperanza. No todo está perdido.  “lo que importa son las innumerables pequeñas acciones que hacen personas anónimas, que sientan las bases de los eventos significativos que pasan a la historia”. Ellas son las que lograron las grandes cosas en el pasado y ellas son los que tendrán que lograrlo en el futuro.” Howard Zinn. Esas pequeñas acciones, esos actos soberanos que cada quien puede darse, esas pequeñas micropolíticas liberadoras que a diario nos propone el activista social. No todo está perdido.

Mauricio Castaño H.: Historiador

http://colombiakritica.blogspot.com.co/

http://www.alainet.org/es/articulo/184039

 



Categorías:Actualidad, Análisis, Capitalismo, Extrema pobreza, Historia, Internacional, Neoliberalismo, Pobreza, Sociedad capitalista

Etiquetas:, , ,

A %d blogueros les gusta esto: