Las advertencias proféticas de Putin


Una década después del discurso histórico en Múnich

1066872583

Presidente de Rusia, Vladímir Putin, durante su discurso en Múnich en 2007

El 10 de febrero de 2007 el presidente ruso Vladímir Putin ofreció un discurso en el marco de la Conferencia de Seguridad de Múnich, que más tarde sería catalogada como el hecho que marcó el antes y el después en las relaciones entre Rusia y el mundo transatlántico.

Sputnik te recuerda los temas más significativos tocados en esa intervención, con una perspectiva de tiempo que nos ayudará a entender mejor los acontecimientos que hoy tienen lugar en el mundo y qué tan actuales siguen siendo las preocupaciones expuestas en aquel entonces.

El mundo unipolar no es capaz de asegurar la estabilidad mundial

Con la desintegración del bloque socialista el filósofo y politólogo estadounidense Francis Fukuyama anunciaba ‘el fin de la Historia’. Se trataba de una tesis que aseguraba la victoria final e indiscutible del liberalismo occidental, como el punto más alto de la evolución social y cultural de la humanidad, y nos predecía un futuro lleno de paz y desarrollo, sin conflictos globales o inestabilidad.

Moscú y Washington estudian opciones de una posible reunión entre Putin y Trump

Sin embargo, décadas después, quedaba claro que la supremacía de una nación ante el resto del mundo lejos de garantizar la estabilidad global, provocó toda una oleada de conflictos y violencia nunca antes vista después de la II Guerra Mundial: desde Irak en 1991, pasando por Somalia en 1993, la rebelión de los talibanes en Afganistán en 1995, el conflicto en Yugoslavia, los atentados del 11S y las subsiguientes intervenciones en Oriente Medio.

Vladímir Putin advertía en 2007 que todos esos conflictos surgieron precisamente como un intento de imponer un solo orden global. ¿Y cuál habría sido el resultado?

“Las acciones unilaterales y fuera del ámbito legal no han sido capaces de solucionar un solo problema. Más que eso, han generado nuevas tragedias humanas y focos de tensión. Juzguen por ustedes mismos: la cantidad de guerras, conflictos locales y regionales no ha disminuido. (…) Y en esos conflictos mueren no menos, sino más personas que antes. Muchas más, significativamente más”, decía Vladímir Putin en 2007.

1066870371.lIBIA.jpg

Conflictos en Libia

Desde entonces, a los conflictos enumerados con anterioridad, que incluso hoy persisten, se le sumaron el conflicto en Georgia en 2008, la desestabilización de Libia y Siria con la consecuente oleada de migrantes a Europa y el conflicto interno en Ucrania. En todos estos últimos casos, excepto Libia, la intervención de Rusia parece haber sido el factor clave que ha frenado la escalada de la violencia.

“Ya para 2008 Rusia dio un duro golpe a la autoridad de EEUU cuando su socio en la región del Cáucaso, Georgia, confiado, intentó establecer su autoridad en Osetia del Sur mediante la fuerza, donde se encontraban las fuerzas apaciguadoras rusas de acuerdo con el mandato de la ONU. Como resultado de la operación de paz de Rusia, el régimen de Saakashvili colapsó y el respaldo de EEUU dejó de ser considerado como una garantía de impunidad”, contó a Sputnik Vasili Káshin, experto en temas militares.

Libia hoy día ha dejado de existir como un país íntegro como resultado de la intervención de la OTAN en el conflicto interno de 2011. Actualmente su territorio se encuentra dividido entre autoridades impuestas desde el exterior, gobiernos autoproclamados y una serie de grupos extremistas.

La primacía de la fuerza sobre el derecho es inaceptable

Durante toda la historia de la humanidad, el uso de la fuerza siempre fue una práctica común para la solución de conflictos. A raíz de los horrores de la Primera y Segunda Guerras Mundiales, y más después de la aparición de las armas nucleares, surgieron instituciones internacionales que pretendían servir como plataformas para la solución de los conflictos mediante el diálogo, el compromiso y en base a las leyes internacionales.

Después de la desintegración del campo socialista, EEUU quedó como única superpotencia y la falta de paridad a nivel global le desató las manos a aquellos que pretendían expandir su poder mediante la fuerza sin consecuencia alguna, violando el derecho internacional, cómo lo fue en el caso de Yugoslavia y más tarde Irak, Libia y Siria.

1065958979. SADAM HUSEIN   Un soldado estadounidense cubre la estatua de Sadam Husein con la bandera de EEUU

2006-2016: EEUU y la abultada ‘factura’ de la ejecución de Sadam Husein

“Hoy día estamos observando un incontenible y exagerado uso de la fuerza en temas internacionales. Una fuerza militar. Una fuerza que ha sumergido al mundo en un abismo de conflictos sucesivos. Como resultado, esa fuerza no es suficiente para completar la solución de cualquiera de ellos, haciendo también imposible su solución política”, decía Putin en su intervención del 2007.

Cada acción provoca una reacción. El uso indiscriminado de la fuerza ha creado una serie de amenazas que parecían haber sido olvidadas, como el terrorismo internacional o la carrera de algunas naciones por obtener armas nucleares y de esa manera garantizar su seguridad ante una fuerza dominante. Y si bien la crisis nuclear de Irán parece haber sido solucionada mediante el dialogo, para Corea del Norte aún parece no existir mejor garantía de su soberanía que un misil atómico dirigido a Washington.

Tema: Programa nuclear de Corea del Norte

“Putin criticó el uso de la fuerza militar contra otros Estados, indicando la necesidad de respetar los principios de la Carta de Naciones Unidas. Ahora, mirando hacia atrás, podemos decir que eso [el uso de la fuerza] sólo intensificó el nivel de confrontación entre las potencias e influyó negativamente en la seguridad global”, compartió con Sputnik al respecto Jia Lieying, analista del Centro de Relaciones Internacionales del Instituto de Pekín.

 

1066872712.OTAN.jpg

Tropas de la OTAN participan en ejercicios militares en el Mar Báltico, cerca de las fronteras con Rusia. Polonia, 17 de junio de 2015

La expansión de la OTAN hacia Rusia socava la confianza mutua

Además de su postura militar en Oriente Medio, Norte de África y Asia Central, la OTAN continúa su expansión en el este europeo, realizando ejercicios militares regulares en las fronteras rusas. Tras la desintegración del bloque soviético, la alianza transatlántica se expandió por el este de Europa, a pesar de las garantías dadas a cambio de la retirada de las fuerzas rusas de la región.

Tras el discurso de Putin, los Estados miembros del bloque modificaron el Tratado del Atlántico Norte para permitir la adhesión de Albania y Croacia a la OTAN en 2009. Hoy, la Alianza está discutiendo la adhesión de Montenegro, manteniendo la puerta abierta para Ucrania y Georgia.

“Creo que es obvio que la expansión de la OTAN no tiene ninguna relación con la modernización de la propia Alianza o con la seguridad en Europa, por el contrario, representa una seria provocación que reduce el nivel de mutua confianza”, advertía Vladímir Putin en 2007.

Las economías emergentes exigirán mayor representatividad

El panorama mundial está cambiando rápidamente debido al desarrollo dinámico de una serie de países y regiones enteras. Así, el PIB de China ya supera al de EEUU, en paridad de poder adquisitivo, mientras que el PIB nominal de los países BRICS supera al de la Unión Europea entera y ya es comparable con el del G7.

“No hay razón para dudar que el potencial económico de los nuevos centros de crecimiento económico mundial inevitablemente se convertirá en influencia política y fortalecerá la multipolaridad”, expresaba Vladímir Putin en Múnich en 2007.

BRICS contra EEUU: la economía mundial está a un paso de un cambio irreversible

Precisamente, hoy día vemos cómo la negativa de las potencias occidentales de brindar un mayor espacio a las economías emergentes, como, por ejemplo, en el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial, han obligado a estas a intentar crear sus propias alternativas, como el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) o el Fondo Común de Reservas Monetarias de los BRICS.

“Uno de los problemas clave de nuestro período es que el orden internacional con el que estábamos familiarizados se está desintegrando en algunos aspectos y que nuevos actores de Asia y el mundo en desarrollo están entrando en él”, opinaba Kissinger, añadiendo que es hora de reconocer el papel de Rusia en el mantenimiento del equilibrio mundial. 

La lucha contra la pobreza

Un tema que, a primera vista, tiene poco que ver con la seguridad global. Según el presidente ruso, la mala administración del sistema de ayuda a los países pobres, lejos de ayudar a su desarrollo, conserva su estado de subdesarrollo.

Y es que los recursos destinados a su ayuda, son repartidos como pedidos entre los propios países desarrollados, generando empleos e impuestos y ayudando a su propio desarrollo. Es decir, en vez de enseñarles a los países pobres a pescar, se les entrega el pez, y se quedan con las ganancias.

“Llamemos a las cosas con sus propios nombres: resulta que con una mano se reparte la ayuda humanitaria y con la otra no solo se conserva el subdesarrollo, sino que también se recogen los beneficios de esa ayuda”, indicaba Vladímir Putin.

Como resultado, la conservación de la pobreza y el incremento de la desigualdad abren paso a la tensión social e inevitablemente aumenta el radicalismo, el extremismo y se alimentan los conflictos regionales.

Así se cierra el círculo que explica el mal estado en el que se encuentra la seguridad global, igual de actual hoy que hace 10 años.

Putin en aquel entonces ofreció una solución a todos esos problemas. Propuso abandonar la ideología unipolar a favor de la “búsqueda de un equilibrio razonable entre los intereses de todos los jugadores de la relaciones internacionales”.

Sólo ahora los líderes occidentales están empezando a darse cuenta de la inevitabilidad de la multipolaridad.

https://mundo.sputniknews.com/politica/201702101066870455-putin-munich-decada-discurso/



Categorías:Actualidad, Geopolítica global, Internacional

Etiquetas:, , , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: