Perú: Llamamiento por el 1° de Mayo


COMITÉ PERUANO  EN HOMENAJE Al CENTENARIO DE LA REVOLUCIÓN  SOCIALISTA DE OCTUBRE

COMUNICADO

  El 1 de Mayo de 1886 marcó un  hito en la historia. Fue la culminación de una difícil etapa de preparación y al mismo tiempo  el inicio de una etapa nueva, a partir de la cual los trabajadores desplegaron sus banderas de lucha bregando por la justicia social. Desde inicio del siglo XX, esta acción se hizo más contundente y se expresó  en las jornadas de enero y diciembre de 1905, en Rusia. Su proyección se concretó con  la Gran Revolución Socialista de Octubre, en 1917. 

A  partir de este acontecimiento histórico, el proletariado universal puso su esfuerzo en la tarea de forjar un orden nuevo. La vieja sociedad capitalista -levantada sobre la sangre y el sudor de millones de hombres en todos los confines del planeta- inicio su periodo de descomposición no sin  antes conducir al mundo al borde del holocausto. 

Muchas grandes luchas desarrollaron los trabajadores a lo largo del siglo pasado. Y aunque su más alta creación –la Revolución Socialista de Octubre- no alcanzó a perdurar, es innegable que el proletariado alcanzó altos niveles e incuestionables victorias en la confrontación con el sistema oprobioso dominante. 

En nuestro tiempo, el Imperialismo sigue siendo la expresión más salvaje y cruel del dominio del Gran  Capital. Para preservar sus privilegios, no trepida en colocar a mundo al borde de su destrucción por la vía de una guerra nuclear. Enfrentando estos peligros, los trabajadores reafirman sus convicciones de lucha. 

De hecho, en el siglo XX se demostró que era históricamente posible derribar un  régimen de explotación; fue derrotado en fascismo, la expresión más siniestra del Gran Capital; se desmoronó el sistema colonial; se afirmó la lucha de los pueblos por la Independencia y Soberanía de sus Estados Nacionales; se gestaron batallas de clase en todos los continentes; surgieron procesos revolucionarios en distintos países; y creció el sentimiento y la conciencia de clase en vastos sectores del planeta. 

Hoy, América Latina es escenario de una confrontación en la que el papel de los trabajadores y de los pueblos adquiere muy altos niveles. Hoy, la vigencia de Cuba Socialista y la afirmación del Proceso Liberador Bolivariano, lo acredita. 

En nuestro país, los trabajadores tuvieron experiencias disímiles, la más rica de las cuales, fue la vivida  durante el gobierno de Juan Velasco Alvarado. Pero hoy, no sólo se recuerda esa etapa brillante en el proceso social, sino que, además, se alientan enfrentamientos de clase derivados de las injustas desigualdades que genera la administración capitalista en el más  perverso de sus modelos de gestión: el Neo Liberalismo. 

Los trabajadores peruanos afrontan diversos retos. Los más importantes derivan de la imperiosa necesidad de destruir el tinglado de la Mafia que se aferra a la estructura del Estado; y cerrar el paso a la “reforma laboral” que busca imponer el gobierno en colusión con las fuerzas más reaccionarias del país. 

Pero el telón de fondo de esta lucha -como en todas las luchas-  refleja el nivel de conciencia y compromiso que los trabajadores tengan  con la historia. La valoración  que hoy  se haga de la experiencia del Gran Octubre -saludado con entusiasmo por José Carlos Mariátegui- se dará decisiva para el éxito de las futuras luchas de nuestro pueblo. 

La unidad, la organización, la conciencia de clase y la capacidad de acción de los trabajadores se inscribe como la herramienta principal de nuestro pueblo. 

En el año del Centenario de la Revolución Socialista de Octubre, las tareas y los deberes de los trabajadores, se inscriben en los sueños de la humanidad con una nueva proyección de dignidad y de justicia. 

Lima, abril del 2017 

El Comité de Homenaje al Centenario de la Revolución Socialista de Octubre

 



Categorías:Actualidad, Agenda sindical o laboral, América Latina y el Caribe, Análisis, Celebración, Derechos laborales, Trabajadores

Etiquetas:, , ,

A %d blogueros les gusta esto: