El secreto


mujer_secretoEscribe: Mauricio Castaño H. *   

05/05/2017

La palabra secreto viene de secreción y sugiere una cierta fluidez, el jefe confía sus asuntos importantes a su secretaria, ella los guarda con sigilo, su trabajo depende en no violar la confianza de su jefe, de perderla su trabajo mismo estará en riesgo.

Pero existe otra relación más compleja del secreto con el Poder:

Mientras más secretos guarde una persona más valiosa se vuelve para quienes dependen de él. Mientras más secretos se acumulen más poder se tiene. La persona que tiene muchos secretos sabe cómo distribuirlos entre un número de personas claves, pero a la vez éste se asegura de que entre ellas no circule la información confiada, quien suelte la lengua de manera inoportuna puede costarle su propia vida. Es una tensión permanente que se vive en ese tejido de secretos, se vive en una especie de acecho. 

Cuenta Elías Canetti, quien nos inspira en Masa y Poder en la página 289: “El rey persa Cosroes II, el victorioso, había inventado métodos muy especiales para poner a prueba la discreción de la gente que quería utilizar. Cuando sabía que dos personas de su entorno estaban ligadas por estrecha amistad y estaban de acuerdo con todo, se encerraba con uno los dos y le confiaba un secreto que tenía que ver con su amigo: le comunicaba que había decidido hacerlo ejecutar, y le prohibía bajo amenaza de castigo, revelar este secreto al afectado. De ahí en adelante observaba la compostura del amenazado en sus idas y venidas por el palacio, el color de su rostro y su comportamiento cuando estaba ante el rey. Si comprobaba que su conducta en nada había cambiado, sabía que el otro no le había revelado el secreto. A éste le incorporaba entonces a su confidencia, y lo trataba con particular consideración, elevaba su rango y le hacía sentir su favor. Más tarde, cuando estaba a solas con él, le decía: tenía la intención de hacer ajusticiar a ese hombre por ciertas informaciones que acerca de él me había llegado; pero luego de averiguaciones más precisas todo se reveló falso”. 

Aquí recuerdo un ejemplo de un Estado, pues ha de saberse que entre los hombres de Estado se guardan muchos secretos, y como lo recuerda Chomsky son los Estados quienes más asesinan gente, o a decir de Michel Foucault, ellos tienen el poder de dejar vivir o hacer morir, el ejemplo recordado es el magnicidio cometido en Colombia de Álvaro Gómez Hurtado en el año 1995, las especulaciones apuntan que su asesinato se cometió por cerrarle la boca, pues él estaba entre los cinco cerebros que planearon un golpe de Estado contra el entonces presidente Ernesto Samper Pizano, éste, al igual que otros, se arrepintieron, y los determinadores para asegurarse de que no hablaran los hicieron morir. Otras muertes como la del intelectual Jesús Bejarano y otros militares, están entre los que corrieron igual suerte. 

El hombre que sabe muchas cosas se hace materia peligrosa y codiciosa para quienes se ven involucrados y amenazados de una posible delación. Por eso el secreto está asociado a la tensión, al acecho que puede saltar en cualquier momento, se puede ser presa, se puede ser presa de quien nos guarda el secreto, es una especia de chantaje permanente. Los hombres de Estado y sus Aparatos de Inteligencia hacen del secreto su materia prima. Y los delincuentes también, son dos bandos en lados opuestos luchando por sus propios intereses. 

Podemos recordar muchas películas que recrean este fenómeno, su riqueza en detalles es inspirada en la vida real. Se nos viene a la memoria series como The Blacklist en donde un asesino brillante chantajea al FBI. El sufrimiento, las técnicas refinadas para hacer sufrir para obtener la revelación de un secreto bien guardado es la tarea del despiadado asesino. Un hombre con muchos secretos es considerado de alto valor, por ello el sigilo en cuidarse. Tanto en el mundo de la legalidad como en la ilegalidad tienen muchos secretos guardados, en el mundo de la política todo se negocia, lo más sensible se hace por debajo la mesa. Sinónimo de secreto puede equivaler a desgracias que generalmente se pagan con la propia vida. Es el secreto una cosa rara que se guarda con un halo de misterio por eso del sigilo que lo envuelve. Las vidas oscuras, incluso se dice que toda vida tiene secretos que guardar. El secreto, siempre el secreto. 

(*)Mauricio Castaño H., Historiador colombiano,

http://www.alainet.org/es/articulo/185269



Categorías:Actualidad, Análisis, Internacional, Política, Sociedad

Etiquetas:,

A %d blogueros les gusta esto: