Perú. LA VÍSPERA


EL HUASCAR

Monitor Manco Cápac, defendía el ingreso a la rada de Arica. Ante la imposibilidad de hacerlo navegar, fue convertido en una batería flotante.

LA VISPERA

6 de Junio de 1880 

Los peruanos debemos ser irradiadores de la verdadera historia de acontecimientos que, aunque nos llenaron de dolor, frustración y desesperanza, fueron sin embargo profundas lecciones de valentía, dignidad y amor por la Patria, como lo es, entre otros emblemáticos capítulos, la inmolación del coronel Francisco Bolognesi y sus valientes en la epopeya del Asalto al Morro de Arica que perpetraron los invasores chilenos en el marco de una sangrienta guerra de rapiña lanzada de consuno por la clase oligárquica chilena y el imperialismo británico de la época. El trabajo adjunto, titulado “La Víspera” (del Asalto al Morro de Arica), del escritor y docente, Nelson Coronel Marino, cumple este honroso encargo de revelar la verdadera historia, ocultada por las reformas de los programas de enseñanza, como resultado de un curioso maridaje de las oligarquías chilena y peruana, en aras de unas supuestas armónicas relaciones, que no existen, porque son permanentemente torpedeadas por los herederos políticos de esa clase política fratricida, que aún permanece en el poder del gobierno de Chile. Los invito a leer “LA VÍSPERA”.   –  N de R: Victor Alvarado.


 “LA VÍSPERA”

Cuando la alarma cundió, la guarnición de Arica se puso en pié y se atrincheró en los fuertes. Los gritos de los oficiales se escuchaban con claridad en medio del sonido de cornetas y tambores de guerra batiendo a viva voz.

Eran las cuatro de la mañana y mientras empezaba a levantarse lentamente la camanchaca que cubría todo de niebla y humedad, hacia el mar se podía atisbar el movimiento de la escuadra chilena y por tierra, por el este, el de los numerosos regimientos enemigos que rodeaban las defensas erigidas sobre el morro.

Desde las troneras de vanguardia, nerviosos vigías empezaron a disparar en dirección a los cuerpos de tropa que en una formidable tenaza se aproximaban estrechando el cerco sobre la guarnición peruana.

Toda la tropa disponible al mando de Bolognesi para defender Arica y el morro sumaba solo 1904 soldados, clases y oficiales, la mayoría paisanos enrolados. En la bahía de Arica solo quedan 2 naves peruanas: el monitor Manco Cápac, tan viejo y sin mantenimiento que sólo puede navegar a 1 milla por hora y que se usa como una batería fija flotante; y la pequeña torpedera Alianza.

Las defensas del morro están compuestas por tres instalaciones: Las defensas del norte, formadas por tres baterías: “San José”, “Santa Rosa” y “ Dos de Mayo” que en su totalidad están equipada con 4 cañones: 3 giratorios y uno fijo; otro grupo son las llamadas defensas del este, formadas por las baterías “Ciudadela” y “Este”, entre las dos cuentan con 6 cañones, finalmente están las defensas del morro, formadas por dos baterías “Alta” y “Baja”, están equipadas en su conjunto con 9 cañones. Para su defensa, Arica cuentan solo con 19 cañones.

El Ejército chileno en tierra estaba formado por los batallones Chacabuco y los regimientos Buin, 3º de Línea y Lautaro, desplegados en las lomas de los cerros Condorillo y Buena Vista, rodeando Arica por tierra con 6,500 soldados bien equipados y entrenados. Por el mar, la escuadra chilena bloqueaba el puerto con sus buques de guerra: Loa, Magallanes, Covadonga y Cochrane.

Arica había sido diseñada para defenderse de un ataque por mar, pero no por tierra. Y después de la ocupación y saqueo de Tacna, era clarísimo que el ataque vendría también por el este. Por eso el coronel Bolognesi había ordenado cavar trincheras y levantar terraplenes que cubrieran la desprotegida retaguardia de la fortaleza. Pero estas defensas construidas con tierra y sacos de arena eran un esfuerzo precario que no podría soportar el golpe que les lanzarían las modernas baterías de cañones alemanes Krupp, último modelo, con que había sido equipada la artillería chilena.

Apenas amaneció, el domingo 6 de junio, los chilenos iniciaron el bombardeo de Arica. Bolognesi ordenó girar hacia el este los cañones de los fuertes San José y Ciudadela. Los 5 cañones barrieron la planicie y detuvieron el avance enemigo que sin embargo no tuvo la contundencia que se esperaba y es que esa mañana Baquedano solo estaba tentando las defensas peruanas por el este para medir su fuerza y determinar por donde lanzaría a sus tropas.

Canon krupp.pngCañón Krupp , fabricación alemana, potente, preciso, de gran movilidad.   La artillería chilena estaba equipada con numerosos cañones Krupp, operados por artilleros alemanes.

Un silencio tenso siguió a la primera escaramuza. Los chilenos no dispararon un solo tiro más. A las 11:30 de la mañana se reinició el bombardeo lanzado por las baterías de tierra . Los chilenos apuntaban no solo a las instalaciones militares del morro sino también a la indefensa ciudad cuyos edificios, casas, negocios, almacenes, hospital e iglesia, eran sistemáticamente reventados por los obuses que vomitaban los cañones Krupp.

Cañon vayasseurCañón Vavasseur. Los cañones del morro eran de este tipo. Debían ser cargados por la boca. Seis eran como el que se muestra, cuyo diseño permitía girarlos 180º, empleando un sistema fijo de rieles. La operación era manual. Los cañones lanzaban un obús de 500 libras.

El bombardeo por tierra continuaba metódicamente. Las naves chilenas empezaron a tomar posiciones para entrar a la rada de Arica, mientras sus baterías destrozaban todo lo que quedaba en pie en el puerto.

Los cañones del morro también tronaban sin cesar en un duelo en el que participaba solo la artillería. A las 3:15 de la tarde el imponente blindado Cochrane se dirigió directo al puerto, mientras sus baterías disparaban para acallar los cañones del morro.

En el fuerte “Arriba” dirigía el tiro el trágico comandante Juan Guillermo More. Vestido de civil y de riguroso luto, como lo hizo desde que – durante el combate de Punta Gruesa – se hundió la nave que comandaba, “La Independencia”, la mejor que tenía el Perú, al chocar con una peña submarina que no figuraba en los mapas navales.

More asumió la total responsabilidad del desastre de su nave y solicitó su degradación, lo que no fue aceptado por el tribunal naval. A partir de ese momento, More vistió de civil, de riguroso luto. Combatió en la infantería en las batalla del Alto de la Alianza y Arica.

Aunque en el ejército se le reconoció su grado de comandante, More jamás volvió a vestir el uniforme militar, del que se auto declaró indigno. Se volvió un hombre taciturno y sombrío que peleaba en primera línea de fuego exponiéndose totalmente y buscando que una bala acabara con su vergüenza. En Arica, Bolognesi le asignó la comandancia de los fuertes del Morro.

More, con su catalejo, seguía el rumbo del Cochrane, mientras sus artilleros afinaban la puntería: “2,500, metros….2.000 metros…¡Fuego! “. Una nube se formó al salir el obús de 500 libras por la boca del enorme cañón Vavasseur. La nave chilena se estremeció del impacto, pero su poderoso blindaje hizo rebotar el obus que cayó en el mar….Ahora le tocaba al segundo Vavasseur que estaba listo para disparar. Bajando con energía el brazo que mantenía en alto, More dio la orden: ..¡Fuego!……Esta vez el obús golpeó tres metros más arriba, no chocó contra el blindaje y rozándolo por encima, penetró por el portalón de proa, y corrió como un bólido de fuego sobre la cubierta. matando 28 marineros y haciendo estallar los proyectiles y pólvora que estaban sobre ella. Se produjo una fuerte explosión y salió fuego.. Un grito salió de las gargantas de los defensores del morro ¡Húrraaaaaaaaaaaa! ¡Viva el Perú!… ¡Muera Chile!….descoyuntado el más poderoso blindado chileno giraba en 180º para huir, mar adentro, a toda máquina, donde las otras naves de su escuadra pudieran socorrerlo.

Casi simultáneamente, 2 obuses del fuerte del norte impactaron en la goleta Covadonga, abriéndole dos enormes boquetes a estribor. La nave empezó a escorar y giró hacia alta mar para recibir ayuda. Los músicos que, fusil al hombro, estaban en las baterías del morro, formaron de inmediato y empezaron a tocar “La Salaverrina”. Los artilleros y los infantes que los acompañaban daban gritos en total estado de euforia.

A las 3:50 pm, el combate naval había terminado. La flota chilena se retiraba hacia alta mar, a guarecerse a una distancia que no pudieran alcanzar los cañones del morro.

Media hora después los cañones chilenos de tierra cesaron el fuego. Habían lanzado sobre el morro 270 obuses. Los defensores de Arica solo habían podido disparar 71 cañonazos, pero el resultado no pudo ser mejor militarmente. Ese día ganamos los peruanos: averiamos severamente una de las mejores naves blindadas que tenía el enemigo y casi hundimos La Covadonga, a la vez que contuvimos el avance chileno por tierra.

 

la covadonga

La Covadonga alcanzada por los obuses del morro.

Al caer la tarde, la guarnición bajó a Arica a tomar un descanso. Solo quedaron los vigías haciendo guardia.

Estaban cansados pero felices, ese día habían ganado, pero todos sabían lo que vendría al día siguiente, cuando el ejército chileno atacara por el este.

A las 7:00 pm. El coronel Alfonso Ugarte solicitó ser recibido por el comandante de la plaza. Bolognesi salió personalmente:
– ¿Qué sucede, Alfonso?
– Mi coronel, la oficialidad me envía para invitarlo a una modesta reunión de despedida. Mañana será imposible hacerlo…

Bolognesi acudió puntualmente a la cita. 40 oficiales vestidos de gala lo esperaban. Solo More vestía de civil y de luto.

Ugarte hizo una breve introducción a nombre de la guarnición. Sus primeras palabras fueron para expresarle el aprecio que sentían por su Jefe y el honor que tenían de servir a sus órdenes. Los demás también hablaron haciendo el brindis. Cuando le tocó el turno a More, éste dijo: “ A nombre de la guarnición del Morro..¡cuente usted con nuestras vidas!…¡Viva el Perú!. Cuarenta voces al unísono contestaron ¡Viva!….”

Bolognesi levantó su copa: “Juro ante Dios defender al Perú y a nuestra bandera, y a ustedes caballeros, de quienes me siento orgulloso, les pido compartir este sagrado juramento..”
-¡Juro! Contestaron al unísono.
Luego bebieron la copa, todos se abrazaron y su comandante lo hizo con cada uno. Luego ordenó:
– Señores ¡A sus puestos!..

Todos sintieron que esa sería la última vez que estarían juntos.

 Nelson Coronel Marino
coronelson42@gmail.com


Basado en el cuaderno de apuntes:  50 Años Defendiendo al Perú, de Casimiro Marino Ara
Alférez del Batallón Granaderos de Tacna, Concurrente a las batallas de  Tarapacá, Alto de la Alianza, Arica. Dirigente de la resistencia peruana  entre 1885-1929 en Tacna Ocupada.
Benemérito de la Patria.



Categorías:América Latina y el Caribe, Historia, Personajes

Etiquetas:, , , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: