Si en el siglo XXI no hay democracia, entonces, qué hay?


imagen NORMA (2)Escribe: Norma Estela Ferreyra  

03/07/2017            

En el artículo anterior expuse los motivos para afirmar que no hay democracia en el siglo XXI  y entonces nos preguntamos ¿Qué hay?. Los esfuerzos para controlar a los pueblos son frecuentes en la historia,  especialmente, en los últimos siglos. Un gobierno “ de, por  y para el  pueblo”, es sólo un  eslogan,  ya que se considera al pueblo un enemigo peligroso, que debe ser controlado. Estas consideraciones vienen de varios siglos. En el siglo XX, la población se consideraba que su papel debía ser  el de “espectador”, no de “participante”.

“Regir la opinión pública induciendo  a una carencia de objetivos en la vida, concentrando la atención humana en “las cosas más superficiales, como las referidas al consumo de moda”. Si esto es posible, entonces la gente aceptará su insignificante y subordinada vida, y así abandonarán ideas subversivas para tomar el control. Este es un proyecto de ingeniería social que  ha tomado mayor calibre desde el siglo pasado. Hay muchas maneras de implementarlo. Algunas incluyen minar la seguridad,  amenazando con la pérdida del empleo, lo que constituye una buena manera de disciplinar, al minar la seguridad.

Otra estratagema es “la flexibilidad del mercado de trabajo”. como la disminución de salarios y el despido de trabajadores” Esto significa bajar los beneficios y los derechos que se han conquistado tras una dura lucha. La flexibilidad salarial, basada en los inversores del capital y las empresas, que deben tener libertad de movimientos, pero no así la gente, ya que sus derechos son secundarios. Estas “reformas esenciales”, tal como las denomina el Banco Mundial, están impuestas en gran parte del mundo como condiciones, para disponer del visto bueno del Banco Mundial y del FMI. Alan Greenspan declaró que la “mayor inseguridad de los trabajadores” ha constituido un factor importante en lo que se llama “el cuento de hadas de la economía”. Mantiene la inflación baja, ya que los trabajadores tienen miedo de reclamar más salario y beneficios porque se encuentran inseguros. Durante los últimos 25 años, de crisis de la democracia, los salarios se han estancado o han bajado, para los trabajadores no cualificados  y las horas de trabajo han aumentado; según la prensa económica, que lo describe como “un desarrollo deseado”, con trabajadores obligados a abandonar sus “lujosos estilos de vida”, mientras los beneficios empresariales son  “estupendos”

 Otra forma de domesticar es la “crisis de la deuda” que es real, pero no es un simple hecho económico. Lo que se ha dado en llamar “deuda” podría ser explicado de varias maneras. Una, sería revisar el principio capitalista de que el que pide prestado tiene que pagar y el prestamista tiene que tomar el riesgo y está claro que no puede decir “mi vecino pagará por mí”. Pero esto no ocurrirá, ya que la deuda odiosa, es un arma poderosa de control que no se puede abandonar. Para la mitad de la población mundial, y gracias a este método, a las  políticas económicas nacionales, las dirigen burócratas desde Washington.

Otro método, es el del Derecho Internacional introducido por EEUU cuando, “liberó” Cuba, es decir, cuando la conquistó en prevención de que se liberara ella misma de España en 1898. Una vez “liberada”, EEUU canceló su deuda con España con el argumento perfectamente razonable de que la deuda fue impuesta sin el consentimiento de la población, bajo condiciones coercitivas. Ese principio entró en el Derecho Internacional, y se llama el “principio de la deuda odiosa” y  no hay que pagarla. Esto ha sido reconocido por el director ejecutivo estadounidense del FMI. Pero esto no ocurrirá, porque es un arma muy poderosa de control que no se puede abandonar.

Hace unos pocos años, los jesuitas organizaron una conferencia en San Salvador. Se habló del terrorismo de Estado de los años 80 y de su continuación a través de las políticas socioeconómicas impuestas por los vencedores. La conferencia tomó nota de la “cultura del terror”,(desaparición de personas, torturas, despidos, persecución, etc que tiene como efecto la “domesticación de las expectativas de la mayoría”,. La idea de que no hay alternativa es habitual en la versión empresarial de la globalización. Los grandes logros de las operaciones terroristas han consistido en destruir las esperanzas que habían surgido en América Latina y en Centroamérica durante los años 70, de la mano de las organizaciones populares a lo largo y ancho de la región. ” Así, en otras palabras, los latinoamericanos serian libres, pero para actuar de acuerdo con sus deseos. O sea: queremos que sean libres para elegir, a no ser que se inclinen por opciones que no queremos, en cuyo caso nos veremos obligados a restaurar las estructuras tradicionales de poder mediante la violencia, si es necesario” ¿Por qué hay tal grado de consenso en que América Latina y por extensión el mundo, no está autorizada a ejercer su soberanía,? A nivel global, análogamente, es el miedo  a la democracia. Una conferencia hemisférica a la que EE UU llamó en 1945 de cara a imponer lo que se denominó la Carta Económica para las Américas, que constituía una de las piedras angulares del mundo de posguerra, todavía está vigente. En ella, se  hacía un llamamiento para terminar con el “nacionalismo económico en todas sus formas”. Los latinoamericanos deberían evitar un desarrollo industrial “excesivo” que compitiera con los intereses de EE UU, aunque podrían acceder a un “desarrollo complementario”.

Así, Brasil podía producir el acero de bajo coste, o sea,  que no interesara a las empresas de EE UU. Washington tuvo problemas para imponer la Carta. En el Departamento de Estado internamente se lo habían planteado a las claras: los latinoamericanos se equivocaron de elección. Estos hacían llamamientos para implementar “políticas diseñadas para mejorar la distribución de la renta y para aumentar el nivel de vida de las masas”, y se hallaban en el “convencimiento de que los primeros beneficiarios del desarrollo de los recursos de un país debe ser la gente del país”, no los inversores de EE UU. Esto era inaceptable, por lo que el ejercicio de la soberanía no podía permitirse. Pueden ser libres, pero para hacer las elecciones correctas. Washington tuvo problemas para imponer la Carta..Lo mismo aconteció en Cuba, cuando EE UU tomó  la decisión de deponer el gobierno de Cuba en 1960, el razonamiento fue muy similar. La amenaza cubana, consistía en “la difusión de la idea de Castro de solucionar sus propios asuntos”. Esto podía infectar el resto de América Latina, explicó Schiesinger, donde “los pobres y los excluidos, estimulados por el ejemplo de la revolución cubana, estaban exigiendo oportunidades para una vida decente”. La amenaza era la de tomar sus vidas bajo su control, y debe ser destruida mediante terrorismo y estrangulación económica, tal como hoy  se continúa haciendo. Pero volvamos al punto de partida, la cuestión de la libertad, los derechos y la soberanía, que de ello se deriva. ¿Es inherente a las personas, o sólo a aquellas ricas y privilegiadas? ¿O a las construcciones abstractas como las empresas, o al capital, o a los estados? En el siglo pasado la idea de que tales entidades temían  derechos especiales sobre las personas fue defendida contundentemente. Woodrow Wilson, por ejemplo, escribió que “la mayor parte de los hombres son sirvientes de las grandes empresas”, que actualmente constituyen “la mayor parte de los negocios del país” Es una América muy diferente de la anterior, ya no es un lugar de emprendedores, de oportunidades o de logros individuales”. En la nueva América que surge, “pequeños grupos de hombres controlan grandes empresas, ostentan el poder, el control sobre la riqueza, las oportunidades de negocio del país, tornándose “rivales del mismo gobierno, y minando la soberanía popular, ejercida a través de un sistema político democrático”


Fuente:Noam Chomsky en “En el control de nuestras vidas”

http://barometrolatinoamericano.blogspot.pe/2017/07/si-en-el-siglo-xxi-no-hay-democracia.html

 



Categorías:Actualidad, América Latina y el Caribe, Análisis, Antidemocracia, Crisis económica, Democracia, Derechos civiles, Derechos humanos, Derechos laborales, Geopolítica global, Globalización, Imperialismo, Internacional, Neoliberalismo, Organismos imperiales, Sociedad capitalista, Sociedad de consumo, Terrorismo de estado

Etiquetas:, , , ,

A %d blogueros les gusta esto: