EE.UU. Absurdo e inaudito reclamo


Donald-Trump-Vladimir-Putin

 

Escribe: Manuel E. Yepe            

30/06/2017

 “Es un hecho insólito que Estados Unidos haya protestado por la supuesta intervención de Rusia en sus elecciones, porque es bien sabido que Estados Unidos se ha entrometido en muchas elecciones en todo el mundo. Parece una broma, la mitad del mundo se está matando de la risa. Estados Unidos interfiere y derroca a cuantos gobiernos no le son convenientes para instaurar dictaduras militares. El gobierno de Estados Unidos, bajo Clinton, intervino bastante abierta y descaradamente en Rusia y luego trató de ocultarlo para apoyar a su hombre, Yeltsin, en todo tipo de formas y maneras. Es así que Estados Unidos se está convirtiendo, una vez más, en el hazmerreír del mundo”. Así se pronunció el destacado intelectual estadounidense Noam Chomsky en una entrevista que le hicieron los periodistas Juan González y Amy Goodman para la publicación digital Democracy now.org, efectuada el 4 de abril último, en relación con supuestas manipulaciones rusas en complicidad con dirigentes del partido republicano estadounidense que propiciaron la elección de Donald Trump y la derrota de Hillary Clinton, en la puja por la presidencia de Estados Unidos.

Con posterioridad a estas inculpaciones, el senado incrementó sanciones contra Rusia y el reciente 18 de junio, un avión de combate de Estados Unidos derribó un avión militar sirio en territorio de Siria, un país aliado de Moscú, oficialmente invitado por el gobierno de esta nación del Medio Oriente para ayudarle en su lucha contra los enemigos terroristas de su país. Fue ciertamente una muy seria provocación contra Rusia, “Pero ¿por qué el partido demócrata se concentra tanto en esto? Es más, ¿por qué pone tanta atención en lo que sería un elemento bastante razonable en el programa presidencial de Trump que parecería dirigido a reducir las tensiones con Rusia, lo que incluso representaría un rayo de luz en medio de tanta oscuridad?

“Las tensiones en la frontera de Rusia son extremadamente serias. Podrían escalar hasta convertirse en una gran guerra mundial terminal y cualquier esfuerzo por tratar de reducir su trascendencia debía ser bien recibido”, estima Chomsky.

El destacado intelectual estadounidense recuerda que el ex Embajador de Estados Unidos en Rusia, Jack Matlock, opinó recientemente que no podía entender por qué se presta tanta atención a los evidentes esfuerzos del gobierno estadounidense entrante por establecer conexiones con Rusia. “Es claro que eso es justamente lo que debía estar haciendo”.

Chomsky considera que este tema debe ser motivo principal de preocupación y crítica estadounidense, y no otros que son muy destructivos y perjudiciales. “Incluso si fuera cierto que los rusos hubieran tratado de interferir en las elecciones de Estados Unidos, ello no constituiría una cuestión importante. Tal vez se tratara de que el equipo de la campaña de Trump pretendiera establecer un diálogo con los rusos en aras de reducir la tensión en los vínculos entre los dos países.

Según Chomsky, se puede comprender que los responsables del partido demócrata quieran hacer caer cierta culpa en otros por la forma completamente errada que ellos manejaron las elecciones perdiendo una oportunidad perfecta para ganar, y entregaron con ello a la oposición la presidencia de la nación.

“Pero esto no justifica que con ello se permita que otras políticas de Trump se deslicen sigilosamente. Muchas de ellas son no sólo perjudiciales para la población, sino destructivas en extremo, como sus políticas sobre cambio climático. Centrarse en una cosa que podría ser un paso adelante, si fue ajustado para avanzar hacia serios esfuerzos por reducir las tensiones crecientes y peligrosas en la frontera rusa, como las maniobras de la OTAN que tienen lugar a muy poca distancia de la frontera rusa, los jets rusos zumbando a poca distancia de los norteamericanos… Todo ello mientras ambas partes acumulan más fuerzas militares. Es algo que podría írseles de las manos fácilmente”.

Los rusos están muy preocupados por el establecimiento del denominado sistema de antimisiles balísticos que Estados Unidos está instalando cerca de las fronteras de Rusia, supuestamente para proteger a Europa de unos inexistentes misiles iraníes. Estados Unidos argumenta que con ello se está preparando para enfrentar una amenaza de primer golpe. Nadie lo cree seriamente.

Chomsky cita a gente como William Perry -a quien califica de estratega nuclear nada alarmista con una carrera prestigiosa- que ha señalado que estamos en uno de los peores momentos de la guerra fría, si no el peor. Todo intento de llamar a la calma debe ser bien recibido. Y recuérdese que, en este caso, estamos hablando de la frontera con Rusia. No de la frontera con México. No hay ninguna maniobra del Pacto de Varsovia en México. En este caso se trata de una frontera sobre la que los rusos son, sesudamente, muy sensibles.


Publicado originalmente en el diario POR ESTO! de Mérida, México.

http://www.alainet.org/es/articulo/186498



Categorías:Actualidad, Análisis, Elecciones EEUU, Norteamérica, Poder mediático, Política

Etiquetas:, , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: