Poder Judicial a punto de condenar injustamente a experiodistas de Velaverde


descarga (95)

Eduardo Abusada y Llamil Vásquez afirman que tribunal al que apelaron no les ha permitido acceder a información, y que no ha procedido del mismo modo con otros colegas que denunciaron el mismo caso.

La Mula, 26/06/2017    

Los periodistas Eduardo Abusada Franco y Llamil Vásquez podrían estar a punto de ser condenados de manera definitiva (e injusta) por el Poder Judicial, luego de una querella interpuesta por un empresario en el 2014 por supuesta difamación agravada, tras un reportaje que ambos elaboraron en el verano de ese mismo año en la revista Velaverde.

Abusada y Vásquez ya han sido condenados en primera instancia a un año de prisión suspendida y 30 mil soles de reparación, en un proceso en el que casi no han contado con abogado, pues según el primero, el letrado Luciano López —quien fuera abogado de Toledo y José Luna— no presentó nada de lo aportado por los periodistas en el juicio, ni hizo informe oral.

Además, la justicia no ha sopesado que el reportaje que se publicó, que implicaba a dos empresarios y al alcalde de San Bartolo, Jorge Barthelmess, cumplía con todos los requisitos que requiere una investigación periodística de acuerdo a las normas internas y internacionales, así como a la doctrina en la materia de libertades de prensa; y que además es información pública y difundida en otros medios.

Ambos periodistas han apelado, pero denuncian que no se ha querido escuchar nuevamente su versión con la debida amplitud y que todo parece indicar que la condena será ratificada, en un hecho que podría configurarse como un atentado contra la libertad de prensa.

TODO POR UNOS TERRENOS

En marzo del 2014, Vásquez, redactor de Velaverde, publicó un reportaje sobre un presunto tráfico de tierras que implicaba a Barthelmess y a los empresarios Racso Miró Quesada y Ricardo Valderrama Cueva. El reportaje contó con la aprobación de Abusada, en ese momento editor general de la mencionada revista.

Valderrama Cueva presentó una querella ante el 17° Juzgado Penal de Lima contra los periodistas, que fue notificada a la revista en abril de ese mismo año, cuando Abusada había dejado de ser editor. Esta acción judicial también incluía a Marlenia Vega, gerente de Editorial Clic, que produce la revista Velaverde.

Abusada ha informado que Vega no ha dicho toda la verdad en su declaración, pues dice que le hizo llegar una carta de rectificación, lo cual asegura no es cierto:

“Yo me enteré de la querella cuando Llamil, tiempo después, me cuenta que le ha llegada una notificación. Es más, acá se aplica la excepción de veracidad, pues todo está probado, no hay nada que rectificar. Pero me extraña que Marlenia Vega haya mentido en un juicio de tal manera, pues cuando llega la solicitud de rectificación yo no trabajaba allí. Eso se ve con solo leer los postones de las fechas respectivas. Cuando me enteré de la querella, le pregunté a la gerente y me dijo que le envió la carta al presidente del directorio, Justo Carbajal, y éste al editor de entonces. Incluso, me pasó el proveído de correos donde está eso; pero ante la jueza mintió diciendo que me la dio a mí, citando mi nombre. Se quiere lavar las manos, y no entiendo por qué, si todo está sustentando en informaciones veraces”.

Abusada y Vásquez contactaron con López, abogado del Estudio Valle Riestra, que al final los abandonó durante el proceso y no les informó de las incidencias del mismo. Ambos solicitaron el apoyo del Centro Líber, una sociedad conformada entre el Instituto Prensa y Sociedad (Ipys) y la Universidad Católica (PUCP), para promover “el fortalecimiento de las libertades de información y expresión y el derecho al acceso a la información pública”.

El 9 de enero del 2015, el Centro Líber envió un amicus curiae al tribunal, que puede verse a continuación.  (abrir  link, al final del artículo)

En este documento, el Centro Líber sostiene que el reportaje de Abusada y Vásquez:

“sí cumple con los estándares mínimos de diligencia y verosimilitud en el recojo de la información establecidos por la Corte Suprema de Justicia de nuestro país para el ejercicio de la actividad periodística. En consecuencia, no pueden ser condenados por el delito de difamación agravada”.

El reportaje recogió fuentes públicas oficiales, como de la Procuraduría Anticorrupción, así como informes técnicos de la Sociedad Nacional de Bienes Públicos, e incluso informes confidenciales de la Contraloría que ratificaban y sustentaba toda la información vertida en el artículo.

NO SE MIDIÓ CON LA MISMA VARA

Este reportaje de la revista Velaverde, por el que Abusada y Vásquez afrontan este proceso, es información que también ha aparecido en otros medios, como el semanario “Hildebrandt en sus trece” y en el canal de televisión RBC.

En el caso de la publicación dirigida por César Hildebrandt, difundió las mismas pruebas que se ofrecieron en Velaverde, pero no fue demandado por Valderrama y compañía. Quien sí fue querellado fue el entonces periodista de RBC, Rafael Romero; pero este salió absuelto del proceso.

Pese a que se trataba del mismo caso, Abusada y Vásquez, en cambio y en contra del principio de “a igual razón, igual derecho”, no solo fueron querellados, sino que han recibido una condena en primera instancia.

Ante ello, Abusada decidió apelar, y pudo hacerlo con sus recursos propios. Dada la exorbitante suma que pretende el empresario demandante, la apelación costó más de 2 mil soles solo en tasas judiciales. No ocurrió lo mismo con Vásquez, quien acudió a la figura del Auxilio Judicial, que le permite contar con un abogado de oficio, debido a que no cuenta con recursos económicos suficientes.

Por su parte, Abusada dijo a este portal que el Ipys ha emitido una alerta en la que se da cuenta de que esta condena “es un atentado contra la libertad de prensa” y denunció que las autoridades judiciales no le permiten acceder a algunos documentos para continuar con su defensa.

El caso de Abusada y Vásquez no ha sido tan “sonoro” como los de Fernando Valencia y Rafo León, debido a que sus denunciantes no tienen el peso político y mediático de Alan García y de Martha Meier. Sin embargo, un nuevo atropello contra la libertad de prensa está a punto de cometerse.


https://redaccion.lamula.pe/2017/06/26/revista-velaverde-eduardo-abusada-jorge-barthelmess/victorliza/

 

 



Categorías:Actualidad, Agenda nacional, América Latina y el Caribe, Análisis, Corrupción, Democracia, Periodismo, Tráfico de terrenos,

Etiquetas:, , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: