Histeria antirrusa: ¿un problema de coeficiente intelectual?


descarga. miedoEscribe:  Carlos Santa María

RT, 17/07/2017

Comprender es una habilidad cognitiva que permite resolver los obstáculos con alta inteligencia y procurando establecer la justa equidad como el sabio secreto para vivir en paz.

Humanología

La interrogante de ningún modo tiene un fin peyorativo, sino que, definitivamente, no parece haber otra respuesta plausible, puesto que todas las explicaciones acerca de la amenaza rusa y su papel demoníaco en el mundo, entregadas públicamente por los medios, parlamentarios, líderes, y otros personajes o instituciones de EE.UU., aún no alcanza el nivel mínimo de lógica racional.

En el caso de la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones estadounidenses, la acusación va más allá de la realidad, pues es imposible que desde el exterior se pueda definir una magistratura simplemente con propaganda, a no ser que tenga un espectro de audición superior al 90% y no exista opinión contraria. Esto no ocurre en dicho país, pues la libertad de opinión está maniatada absolutamente, ya que la información se controla por agencias de investigación, lo que impide interferir con alta influencia.

Respecto a dicho tema, lo que se ha dicho como verdad indiscutible es que “ya ha sido comprobado”, “es muy claro lo sucedido y la intención”,  “desde el Kremlin se atentó contra las defensas de la nación”, “impidieron que Hillary Clinton ganara”, “son maquiavélicos” …y todo ello sin entregar ninguna prueba real, concreta, verificable, excepto declaraciones o locución imperfecta basada, al parecer, en un odio profundo. Hoy día para saber la verdad se exige como requisito científico aportar pruebas que vayan más allá de ideas desconcertantes y ficciones fílmicas. Si no es así, es una simple especulación puesta en escena con el fin de dañar una reputación, la integridad de un gobierno, exacerbar los conflictos, entre varias opciones negativas posibles.

Lo que se ha denominado como culebrón del año, la presunta injerencia del presidente ruso y sus organismos de Inteligencia en la elección de Donald Trump, es exacto: una telenovela con los ingredientes propios de aquella, que no posee sustancia y se basa en las emociones, instintos, prejuicios, estereotipos, mentira y chisme, con el fin de confundir la mente del televidente desprevenido.

La reunión del hijo del presidente actual con una abogada rusa ha sido presentada como la prueba reina de que “los rusos” están detrás de este proceso y son parte del triunfo republicano. Lo que no han dicho de modo interesado y cínico es que el fin fundamental de esta trama tiene como actores principales a Hillary Clinton y a Barack Obama (futuro candidato este último), quienes desean que Trump sea destituido para postular nuevamente a una contienda electoral y vengar la derrota inmisericorde. Esa es una razón básica.

Por tanto, la fundamentación presentada sobre la amenaza rusa, en primer lugar referida a lo militar, no alcanza estándares mínimos de confiabilidad, ya que es inexistente y, más bien, ocurre lo contrario con la OTAN, que cerca a dicha nación y la conmina a no desarrollar su propia defensa, lo que hace pensar en que la única opción es creer que no comprenden lo que realizan, y ello tiene que ver con la capacidad intelectual de entender sus propias acciones.

En segundo lugar, la injerencia indebida ha sido la constante de EE.UU. en el planeta tierra: más de cien naciones han visto el sufrimiento provocado por los adalides del Destino Manifiesto que, en una suerte de predestinación, ha invadido territorios y masacrado pueblos para intervenir en elecciones y derrocar gobiernos soberanos. Quejarse es un comportamiento poco ético y débil que puede indicar una dificultad cognitiva, pues da la impresión que también se ha perdido la memoria al no recordar lo sucedido históricamente.

Todo indica que, si no es la supuesta amenaza rusa una propaganda de agresión, entonces existe un grave problema donde el intelecto de la dirigencia estadounidense ha sido afectado. Si no hay argumentación sólida en contrario, se confirma plenamente esta hipótesis.

https://actualidad.rt.com/opinion/carlos-santa-maria/244376-histeria-anti-rusa-problema-coeficiente-intelectual-trump



Categorías:Actualidad, Agenda internacional,, Análisis, Norteamérica, Política

Etiquetas:, , ,

A %d blogueros les gusta esto: