Mamá Angélica ha muerto


1. MAMA ANGELICA CAPTADA DURANTE UN ACTO PUBLICO

La madre ayacuchana Angélica Mendoza, conocida cariñosamente como “Mamá Angéllica”

Perú

MILITARES LE ARREBATARON A SU  HIJO DURANTE LA GUERRA INTERNA Y BATALLÓ INCANSABLEMENTE POR RECUPERARLO VIVO, SIN CONSEGUIRLO.

“Mamá Angélica Ascarza ha muerto. Esa anciana mujer andina cuya dignidad, elegancia y firmeza no pudieron ser doblegadas por la impunidad, esa madre a la que le amputaron un hijo (*) pero no la fuerza. Copio lo que Gloria Cano ha escrito sobre ella y su historia, esa historia que es, a fin de cuentas, la de este país”. Nelson Coronel Marino.

 

Qué tristeza tan grande!…

Adiós, mamá Angélica: Por fin en el cielo encontrarás al hijo que te arrebataron.

Rikrachaykipi apakullaway

amaña kaypi waqallasaqchu

chaychayllapiña qanwan kuska

llaqtakunapi kusi kausayta

waytachimusun.

(Traducción)

Llévame en tus alas

para no seguir llorando,

en otros lares junto contigo

haremos florecer la alegría.

Poema de Jorge Oré Espinoza

2. Madres de detenidos desaparecidos en el cuartel Los Cabitos de Ayacucho, entre ellas, la Mamá Angélica  la segunda de la izquierda..JPG

Madres de detenidos desaparecidos en el cuartel Los Cabitos de Ayacucho, entre ellas, la Mamá Angélica, es la segunda de la izquierda.

Escribe: Víctor Alvarado

La madre ayacuchana Angélica Mendoza fue conocida por peruanos sensibles que estuvieron solidariamente cerca de los familiares de las víctimas de la guerra interna que vivió el país en el lapso de 1982- 2000. Mamá Angélica dedicó su vida a luchar por la recuperación con vida de su hijo Arquímedes Ascarza Mendoza, detenido por el Ejército el 03 de julio de 1983 y desaparecido en el cuartel Los Cabitos de Ayacucho, donde fue ejecutado extrajudicialmente juntamente con un número indeterminado de detenidos.

Mamá Angélica no recuperó a su hijo, pero nunca se rindió, insistió junto con centenares de mujeres por la recuperación de los restos de sus familiares desaparecidos, en una larga lucha que concluyó el pasado 17 de agosto con la sentencia judicial  que condenó a seis responsables de la desaparición de 53 detenidos cuando estuvieron en manos de los militares del cuartel del Ejército “Los Cabitos” de Ayacucho, durante la guerra interna librada contra Sendero Luminoso en el año 1983.

Sin duda, hay muchos otros militares que participaron en estos crímenes, sobre los cuáles la justicia no ha reunido las evidencias probatorias que sí las hay en el caso de los sentenciados.

Las sentencias condenatorias fueron aplicadas contra dos altos mandos del Ejército Peruano. El coronel (r) Édgar Paz Avendaño (79), jefe de Inteligencia en la Casa Rosada de Ayacucho, recibió una condena de 23 años de prisión y el coronel (r) Humberto Orbegozo Talavera (75), jefe del cuartel Los Cabitos, recibió 30 años de cárcel.

La justicia ha demorado 35 años en hacer justicia, lo que explica que las sentencias se hayan producido cuando los principales responsables se encuentren poco menos que a un paso de la tumba.

En verdad,  justicia que tarda no es justicia. En el caso del Perú, se explica que más de las veces la justicia se quede en las puras intenciones, por las enormes presiones de los gobiernos de turno, grupos de poder dominantes, partidos políticos serviles y por supuesto, los tentáculos del departamento de estado y pentágono norteamericanos.

La sala judicial reservó la lectura de sentencia para el general (r) Carlos Briceño Zevallos (90), ex comandante general del Ejército, actualmente prófugo de la justicia y el coronel (r) Carlos Millones D’estéfano (86), jefe del Estado Mayor Operativo, afectado de transtornos mentales probablemente a causa de su participación en los atroces crímenes cometidos contra los detenidos desaparecidos en el interior del cuartel Los Cabitos de Ayacucho. 

los-cabitos-condenan-a-dos--jpg_604x0.jpg



Categorías:Actualidad, América Latina y el Caribe, Sociedad, Solidaridad, Terrorismo de estado

Etiquetas:, , , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: